miércoles, 30 de diciembre de 2009

Amalgama llena de tristes sentires


Ya pasamos la Navidad que me alegra por el solo hecho de que es el cumpleaños de Nuestro Señor Jesucristo y siempre a las doce de la noche, beso al Niñito en el pesebre y le agradezco el que haya venido y que haya sufrido tanto para darnos la esperanzad de la Resurrección. Es que yo vivo con esa esperanza, con la del reencuentro con mi hija amada, la que se me fue muy pronto, a los dieciseis años, hace ya quince.

Pero luego de que pasa ese festejo, el que viene, el de mañana fin de año, me da tristeza porque suma un año más sin mi hija, un año más en este mundo injusto, un año más que quizás me espera por vivir en medio del dolor y la tristeza, sólo suavizada por la presencia en mi vida de mi nena menor, mi amada Marina. Si no fuera por ella no soportoría estas fiestas y seguramente me iría a dormir a las diez de la noche sin comer. Todo me parece un alboroto inútil, un bullicio sin sentido, es una tradición que no me interesa y que me hace mal. Me faltan demasiados seres queridos como para que me sienta feliz en estos días.

El primero en partir fue mi querido hermano Pachi, hace ya treinta y tres años, luego mi hija hace quince años y enseguida mi padre seis meses después. Esos tres seres fueron muy impotantes en mi vida y su ausencia es para mí sentida hasta en la actualidad.

Por eso, en estos días me siento triste, no quiero festejar nada, quiero volver a lo cotidiano o a simplemente descansar y encontrar un poco de paz a mi alma dolorida por tantos seres que extraño, sobre todo mi hija, mi amada Noé.

Estos son mis sentires casi todos los años desde hace quince, nunca pude lograr sentir de otra manera, la ausencia de Noé dejó un vacío tan grande que nada ni nadie lo puede llenar.
La amalgama de sentires hoy está poblada de tristeza.
Melan

miércoles, 9 de diciembre de 2009


Hola, cómo están todos? Con este blog me pasa algo particular, cuando dejo pasar tantos días sin hacer una entrada siento un poco de culpa, o por lo menos medio irresponsable, no sé... es que veo que lo lee tanta gente, que me digo a mí misma "noooo, no puedo dejar a toda esa gente sin contarles algo, ya que parece les gusta". A lo mejor es sólo una sensación y sólo pasan y ven alguna imagen y se van, no sé. La última vez puse a Don Inodoro Pereyra, el entrañable personaje del querido Negro Fontanarrosa y por lo tanto era lógico que mucha gente se acercara, pero en otras oportunidades ignoro el motivo.

De cualquier modo voy a contarles primero que hoy tengo un excelente día con una excelente noticia sobre trabajo, en este caso para mi hija y eso a ella y a mí, como a cualquier persona nos alegra sobremanera. Además es un trabajo en la administración pública, justamente lo que ella buscaba dado sus otras actividades.

Así que ya partimos de la mejor de las noticias y por lo tanto el mejor de los sentires. Además, ella ya hace unos días se decidió a que hiciéramos unas reformas en casa y por suerte se puso las pilas y ahora a una semana yo ya estoy ayudándola y juntas vamos a dejar, si Dios quiere nuestra casa reciclada y otra vez bonita. Eso me ayuda mucho a levantar mi ánimo algo alicaído los últimos meses.

Otro motivo, aunque no es la estación que más me gusta, ya llegaron los calorcitos por estos sures y entonces yo me siento más segura. Es la época del año, que (toco madera) (para los extranjeros expresión que significa espantar la mala suerte en cuanto a lo que uno está diciendo), decía que es la época del año que ya casi no me se enferman mis bronquios y mis pulmones y corazón andan mejor que nunca. Lástima que esta Buenos Aires nuestra tiene eso sí, y este año me parece que más, bastante humedad, eso no es bueno, pero por lo menos no hacen esas temperaturas bajísimas del invierno que me tienen encerrada en mi casa medio año. Ahora no, ahora ya puedo salir temprano y si quiero volver de noche con un saquito alcanza. Otro motivo para sentirme mejor, mi salud, mantenerme sana.

Y el último de los sentires de esta amalgama mía es la cercanía de las vacaciones, la feria judicial de enero, que me da un mes entero de descanso y que por las refacciones no creo salir aunque no estoy segura todavía, a lo mejor me decido y me voy aunque sea tres o cuatro días a alguna playita tranquila por allí a disfrutar la brisa marina y a encontrar la paz que siempre busco.

Estos son los sentires de estos días, creo que lo más importante en lo personal es que me siento mucho mejor de lo que estaba hace tan solo unos días razón que produjo el alejamiento de este querido blog, pero al que no dejaré nunca, aunque a veces tarde unos días en volver. Besos a todos. Gracias por pasar por mi pequeño lugar, por mi querida amalgama de sentires.
Melan

jueves, 19 de noviembre de 2009

"...mal pero acostumbrau..."


Uyyy!! qué olvidada tenía a mi amalgama! Y no es porque no se hayan producido sentires diversos en mí, simplemente estuve ocupada en otras cosas. Yo he llegado a la conclusión que nunca podemos lograr en esta vida una línea recta y quizás monótona de paz, que es lo que yo ansío, pero justamente esa palabra "monótona" la transformaría en aburrida y luego querría que deje de haber tanta paz.

Los seres humanos somos así, impredecibles, indecisos, hoy queremos esto, mañana lo otro, ahora busco paz y quizás en un tiempo quiera alegría o diversión...ayy nooo...espero que eso no me pase, alegría sí, pero la palabra diversión no sé por qué me produce un cierto rechazo, la relaciono directamente con lo vacío, lo hueco, lo lineal.

En fin, estoy como siempre, aunque en estos momentos mis sentires no son los más angustiantes tampoco son los más felices, en realidad yo nunca estoy muy feliz, pero como decía Don Inodoro, el inefable personaje del recordado y querido Negro Fontanarrosa, "mal...pero acostumbrau..."

La imagen: El gaucho Inodoro Pereyra, dibujo del artista argentino Fontanarrosa. (Alias El Negro)
Melan

sábado, 7 de noviembre de 2009

LOS AMIGOS VIRTUALES


No puedo dejar de contarlo, tengo que hacerlo porque se me sale de la boca (en este caso de las manos) decirlo, tengo una amiga grosa en este habitáculo virtual que engloba a tanta gente.
Resulta que este es el blog que yo utilizo para contar cómo me siento diariamente o casi y narro mis sentires. Esta amiga de la que hablo, la vengo trayendo de un blog anterior de otro buscador que cerró.
Es del tipo de personas que no son muy expresivas pero los son con sus actitudes, porque hoy me da la muestra con una invitación que me hizo,  a que se está dando cuenta que no estoy bien, de hecho las estoy contando diariamente aquí, más las demás circusnstancias de mi vida que ya conoce de mí porque hace tiempo nos conocimos.
 Esto revive en mí un viejo tema que traté en aquel blog que nos conocimos, el de los amigos virtuales, son distintos a los de la vida, pero pueden ser tan amigos como ellos. Pueden compartir nuestras alegrías y también pueden conocer nuestros dolores y tratar de ayudarnos.
 No voy a decir su nick pero yo sé que  si lee esto sabe que estoy hablando de ella. Gracias querida primera amiga virtual, siempre presente cuando te necesito. Ojalá yo pueda devolverte de la misma forma todo lo que me das con tu amistad. Te quiero mucho.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Murió el hermano de un hombre querido


Ayer me enteré de la muerte del hermano de una persona que quiero mucho. Me entristeció la partida porque conocía a este hombre desde muy chico, era muy compañero de su hermano pero me entristece más aún el dolor del hombre que quiero mucho. Su dolor me llega de manera especial. Esto cambió mi semana y por supuesto mi sentir. Hoy siento tristeza.
No acabo de pensar que la vida no sólo es un regalo con condición de devolución sino que es un continuo cambio de sentimientos, en un mismo día podemos pasar de la mayor exaltación de alegría a lo más profundo de la tristeza. Es verdaderamente una amalgama de sentires.

Melan

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Excelente semana


Yo sabía que la terrible semana pasada terminaría y comenzaría una con diferencias importantes y fueron más que importantes! Gracias a Dios y a todos mis intercesores en el Cielo, he estado sintiéndome mucho mejor desde ayer. Justamente ayer fue un día excepcional para mi estado de ánimo y por suerte para mis dolores físicos también. Ayer salí, hice trámites, caminé un rato, tomé un helado y si bien no fuí al cine como lo había planeado porque tenía cosas que hacer en mi trabajo igualmente fue un día excepcional en el que rendí yo diría ocho puntos. Teniendo en cuenta que mis últimas semanas apenas si llegaba a cuatro, se están produciendo los cambios que tanto pedí y por los que estoy también luchando yo misma.
No puede ser que siga viviendo como lo venía haciendo y me importa demasiado mi hija como para no hacer nada que a ella también la mejore. Ella no estaba bien, yo tampoco y cuando yo no estoy bien, ella cae como una florcita mustia y yo tengo que levantarme sí o sí, así lo hice desde ayer y hoy gracias a Dios continúa, así es que los sentires de esta semana son muy distintos a los de la semana pasada. Esta semana siento esperanza, siento placer por vivir y siento ganas de hacer muchas cosas y algunas ya las estoy haciendo. Es que tengo un ángel en el cielo que me ayuda mucho y otro en la tierra que también lo hace, entre las dos, logran contrarrestar toda esa mala onda que quién sabe de donde viene. Pero yo estoy tranquila, yo estoy del lado de Jesús y Él nunca me abandona. Lo he podido comprobar muchas veces. Gracias Jesús, gracias María, gracias Noé.

sábado, 31 de octubre de 2009

POR FIN TERMINA ESTA SEMANA DE HORRIBLES SENTIRES


No ha sido ésta una buena semana, nos han sucedido en cinco días varias situaciones que hicieron que mis sentires no puedan ser otros que indignación, dolor, decepción y hasta tristeza. Pero ya termina y también el mes y confío en que a partir de mañana todo cambiará para bien para nosotras, mi hija y yo. Luchamos solas en la vida y ponemos todo el empeño que podemos, tiene que salir bien.
Voy a ayudar un poco a mi psiquis, a mi mente y a mi alma a estar un poco mejor, preparada para enfrentar la semana con nuevos bríos y por eso voy a ir al cine mañana si Dios quiere.
Todavía no me fijé en la cartelera pero algo potable debe haber. Miraré mi película, lo cual ya me hará sentirme bien porque me encanta el cine, tomaré un helado seguramente después y luego volveré a casa a esperar una semana que me arroje los mejores sentires de mi vida.

Melan

sábado, 24 de octubre de 2009

Bronca, dolor e impotencia





Me siento mal, le acaban de robar el celular a mi hija. Ya sé es lo más común, le pasa a todo el mundo, es reemplazable, pero hay varias cosas que me hacen sentir esta pena que tengo: 1. Que se lo regaló su padre a quien no ve nunca porque está lejos. 2. Que hasta que se pueda comprar otro estaremos incomunicadas cada vez que se vaya a la facultad o a cualquier lado y eso me preocupa mucho, porque nosotras siempre estamos en contacto, justamente para saber si cada una está bien. 3. La impotencia que se siente ante la delincuencia, ante el el que le mete la mano en el bolsillo al otro para llevarse lo que no es suyo,. Y no digamos que es la inseguridad actual, que es mayor, que porque el gobierno y que todas esas bolu...ces que dicen los que creen que esto es un problema únicamente argentino. Vayan y pregúntenle a los que viajan al exterior y verán las casi idénticas situaciones. Porque antes los ya olvidados por su nombre de "pungas" te metían la mano en el bolsillo y te sacaban la billetera, con una maestría que hubo hasta películas sobre el tema. Hoy esos mismos pungas te sacan un celular, que según sea el caso de lo que llevabas en la billetera, hoy,  es mucho más caro.4. Lo peor en este momento para mí sentir a mi hija por teléfono llorar desconsoladamente. Ya sé, se le pasará, se comprará otro y se olvidará, pero no soporto que mi hija sufra y menos por culpa de otro y menos de un delincuente. 5. La sensación, el sentir que vivimos en un mundo hostil, y digo un mundo literalmente, porque otra vez, lo repito, no se trata sólo de Argentina, esto y cosas muchísimas más graves están sucediendo en estos momentos por millones en el planeta: robos de billeteras, robos de celulares, robos de autos, robos de equipajes, secuestro de personas, asaltos en bancos, asaltos a mano armada en casas particulares, violaciones, trata de personas, secuestro de niños, pedofilia, homicidios de todos los tipos, por robo, por secuestro, chantajes, fraudes, torturas, etc.etc. etc.
Todo esto está sucediendo en el mundo en este exacto momento y una siente que quiere que paren el mundo para poder bajarse, una siente desazón, angustia, pena, dolor, preocupación, desprotección, tristeza y sobre todo la casi absoluta seguridad de que esto sólo podrá detenerse con un mundo nuevo, con un mundo que deje de involucionar y personalmente pienso que ese cambio es únicamente de carácter trascendente. Espero que ocurra pronto. Este modo de vida está llegando a su fin y sólo Él vendrá a poner de una vez por todas las cosas en su lugar y es mejor que nos preparemos porque ya no vendrá como cordero ...

Melan

jueves, 15 de octubre de 2009

Sentires cubanos


                                             LA HABANA VIEJA

Sentires, sentimientos, deseos, ganas, como les quieras llamar, cuántos que no le interesan a nadie pero a que mí igual me gusta expresar, porque lo siento, porque lo necesito, porque no todo lo que escribo lo publico y a veces hay cosas como las que ingreso aquí que me gustaría compartirlas. Pero los blogs tienen esto, uno puede permanecer solitario mucho tiempo o de por vida.
En realidad a mí nunca me importó mucho eso porque yo soy una solitaria empedernida, pero hoy tuve una alegría inmensa en otro de mis blogs, en Vida y Obra, una amiga cubana residente en la Isla me dejó un comentario y leer sus palabras me cambiaron el día.
Luego se lo conté a mi hija y ella me contó a su vez  las vivencias de una amiga que viajó este año a Cuba y vivió en una casa de familia y además me contó cómo viven, cómo es su sociedad y quedé fascinada, yo me quiero ir a vivir a Cubaaaaa!!!!!!
Yo no necesito celular, lo tengo todo el día apagado, no necesito teléfono, lo desconecto también todo el día, es cierto que estoy acostumbrada a la compu pero desde hace poco, viví muchos años sin ella y podría volver con todo amor a mis libros a los que tengo abandonados por estar aquí.
Trabajaría de lo que me den y sé que son muy respetuosos de la salud, seguramente hasta me curarían sin tanto embrollo este corazón maltrecho.  Así que con mi condición de profesional creo que algo podría aportar y si no es de mi profesión sé hacer muchas cosas, hasta ricas tortas, claro deberíamos lograr que le saquen el bloqueo, una decisión que el Imperio ya debería haber tomado de parte de su nuevo "Nobel de la Paz"...digo, no les parece? Sino ... ese Nobel me parece un chiste.
En fin, que hoy con esta alegría quiero que me vuelvan las fuerzas para andar en bicicleta, quiero caminar mucho, quiero correr y que mi corazón no estalle, quiero conocer ese mar cubano tan transparente, caminar por el malecón  y quiero conocer también ese puento sobre el agua que conduce a Cayo Hueso (creo que este es el nombre no estoy segura).
Si supieras cubana amiga cómo me devolviste los deseos de vivir! Es tan poco con lo que yo me conformo a esta altura de mi vida, si supieras cómo vivo...Vivo más de mis recuerdos, más del ayer que del hoy y nada de futuro. Creo que si pudiera allá viviría el presente y disfrutaría de la naturaleza, de la igualdad de oportunidades, de que mi casa sea igual a la de mi vecino y de que no haya inseguridad, porque todos tenemos lo mismo para qué andar robando?
Hoy quiero salir de este hoyo profundo en el que me hallo y mirar el sol y buscar con mi mirada el norte y si pudiera...que mi mirada se posara en La Habana. Ahora recuerdo al Che, mi compatriota y líder de mis ideas,  y siento que se instala aún más en mi sentir su deseo y su lucha revolucionaria y aunque no esté que su revolución y la de Fidel y la de tantos cubanos que la defienden siga viva es un logro de la sociedad cubana ejemplificador para este otro mundo que se está deglutiendo asimismo.
Todavía quedan algunos países que quieren el cambio entre ellos está nuestra Argentina con los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, todavía la tenemos a Michelle Bachelet en Chile y lo tenemos al querido Chávez en Venezuela. Pero como recién le decía a mi hija. Tienen que durar!! Fidel tiene que vivir por lo menos treinta años más !! y los mencionados antes ni te cuento. Los necesitamos! Necesitamos cambiar por lo menos esta parte del mudno, neceitamos terminar con las desigualdades abismales, necesitamos no tener más pobres, necesitamos ser menos avaros y dar un poco al que menos tiene, necesitamos la revolución Cristina! La necesitamos, va a ser la única manera de vivir como Dios manda.

Melan (soñando con utopías)

sábado, 10 de octubre de 2009

OCASO


Se está acabando el día, la tarde concluye, es la etapa del crepúsuculo, sopla el viento y se ha puesto un poco fresco a pesar de la ya instalada primavera. Desde mi ventana observo como va apareciendo la nocturnidad, como el cielo celeste va dejando de serlo y cómo la noche va llegando ya. No quiero perder este momento y lo escribo en donde primero encuentro. Es que necesito expresar este sentir doliente de un día más que se va.

Generalmente cierro mi persiana antes de esta hora, para que no se vea desde afuera hacia adentro, hoy, no sé por qué motivo, quiero seguir mirando mi árbol ya frondoso y el pedazo del cielo más allá.
Es que deseo no perder este momento natural, este instante que no se repetirá, o sí, pero quizás no sea igual, hoy es sábado, setiembre en el sur y el día se va. Pronto llegará la amiga noche, la compañera de la soledad, pero ahora es el ocaso y anochece ya...
Se terminó el día, uno más en esta escalera infinita hacia la eternidad...

Melan

domingo, 4 de octubre de 2009

CHAU NEGRA QUERIDA...GRACIAS A LA VIDA QUE NOS DISTE CON TU ARTE



....y gracias por no haberte callado jamás ante las proclamas populares, tu voz siempre fue la voz del pueblo reclamando por sus libertades.

Te conocí así como en la imagen, yo era una adolescente y vos una mujer joven, fuerte y atractiva de auténtico estilo nativo. Fue en el teatro LyF y recuerdo bien que eras sólo conocida por unos pocos, sin embargo para ir a verte pagué con útiles escolares para las escuelitas del norte argentino. Eras pobre aún y ya estabas con los pobres.


La dictadura te hizo partir, no soportaba que tu canto fuera el canto de las masas populares, que tu melodía fuera la de los necesitados de libertad y entonces...partiste hacia otros rumbos. Tu exilio te hizo más fuerte aún y el mundo conoció tu voz, tu canto y nuestro dolor. Gracias por eso Negra!! Gracias por repartir por el mundo las voces de los que aquí estábamos maniatados, gracias por desparramar nuestra prisión y gracias porque luego cuando los dinasaurios se extienguieron, por volver y unirte a los jóvenes que necesitaban tu experiencia y tu maestría. Gracias por tantas cosas Negra...nunca dejarás de formar parte de la historia de esta Argentina que a veces nos aleja a los hermanos que más necesitamos pero que ahora con la libertad que goza pudo tenerte algunos años.


Gracias Negra, por formar parte de mi historia como argentina...gracias por representarme en cada oración de tus canciones ante el mundo, gracias a la vida porque sos y siempre serás mi compatriota y mi querida Negra Sosa. Chau Negra...hasta luego si Dios quiere. Melan

viernes, 2 de octubre de 2009

LA MUERTE DE UN HIJO




Estuve tratando de encontrarr algún artículo sobre la muerte de un hijo para publicar aquí y me di cuenta que nadie si no le ha pasado sabe decir o escribir, aunque sea un profesional psicólogo o psiquiatra, cura o lo que fuere lo que realmente pasa en la vida de una madre, específicamente en mi caso, que ha perdido una hija adolescente.
Mañana, 3 de octubre se cumplirán quince años de la partida de mi hija Noelia. Y quizás algunos piensen que escribo "partida" como un término más literario, más decoroso, para reemplazaar al que verdaderamente debería decir, "fallecimiento", pero es que este último es tan duro, tan extremadamente doloroso, tan inmensamente ilógico en un hijo, que yo por lo menos no he podido en estos quince años utilizarlo y tampoco me interesa hacerlo. Yo soy cristiana creyente  y de verdad pienso que mi hija, su alma, partió hacia otra vida, que ella ahora está viviendo una vida diferente a la mía, pero vida al fin y mucho mejor que ésta aún, Está viviendo la vida con Jesús, está viviendo una vida celestial. Mi hija hoy a quince años de que me dejara, no me dejó del todo, me acompaña diariamente, yo la siento, la percibo, no creo que esté continuamente conmigo pero sí en determinados días o momentos.
Todos creemos que la naturaleza tiene reglas, inmutables, hechos inamovibles, la tierra gira inevitable y eternamente alrededor del sol y cada 365 días cumple un ciclo que es un año, en ese año se producen cuatro estaciones, y la realidad climática más o menos se mantiene en esas épocas de acuerdo a cada zona del planeta, las semillas si son plantadas en buena tierra y cuidadas crecen y los animales y las personas vivimos y gozamos este mundo con sus reglas naturales y de las otras. Pero si hay una regla que aún contra todo lo visto y oído cerca o lejos nuestro, en nuestra familia o en las noticias o en cualquier lugar que estemos, creemos que nunca variará, por lo menos para nosotros,  es la que nos dice que nosotros los padres moriremos antes que nuestros hijos, que van a ser ellos quienes nos van a enterrar,  no nosotros a ellos, esto es así, esto no lo pensamos nunca de otra manera, esto, al revés,  no queremos que ingrese a nuestro pensamiento como caso propio ni por un instante...No, no soportamos siquiera la idea de  pensarlo como propio: Nuestros hijos nos enterrarán a nosotros es la premisa que nos instalamos desde el momento mismo de ser padres y no hay noticia en el mundo que nos saque de esa afirmación indeleble que nos hemos impuesto en nuestra mente, porque la otra afirmación es: "podrá ser, pero a mí no me va a pasar, pobre la gente a la que le pasa" y la última afirmación que es la más odiosa y la que más me choca cuando me toca contar mi propia historia acerca de la partida de mi hija es:" Ayy no! Dios mío! yo me hubiera muerto!". Una la mira a esa madre en ese momento y tiene que armarse de toda la paciencia del mundo para no entrar en una discusión que sería casi filosófica y que empezaría con esta respuesta de mi parte por lo menos: "¿y vos creés que yo quiero menos a mi hija que vos a la tuya y por lo tanto pude sobrevivir? ¿por qué se te ocurre que yo no morí con ella y vos sí lo hubieses hecho?". Esto por supuesto daría lugar a una discusión y nunca quise entrar en ella, pero hoy tengo ganas de gritarlo: NO HE MUERTO CON ELLA PORQUE TENÍA SALUD FÍSICA Y MENTAL Y TENGO ALGO QUE TENEMOS TODOS LOS HUMANOS ; INSTINTO DE SUPERVIVENCIA!!! Y POR LO TANTO AUNQUE LO ÚNICO QUE QUERÍA EN EL MUNDO ERA MORIR, NO, NO MORÍ, NO ME SALIÓ LA MUERTE, PORQUE ESTE CUERPO ESTABA SANO Y NO QUISO MORIR, PORQUE DESCONOZCO QUE EXTRAÑA UNIÓN DE QUÍMICOS Y LUZ DIVINA HACEN QUE UNO PUEDA SOBREVIVIR A ESTO!! LA MUERTE DE UNA HIJA AMADÍSIMA!!  AUNQUE MI ALMA SE ESTIRABA HASTA EL MÁXIMO TRATANDO DE SEGUIR AL ÁNGEL QUE SE IBA. YO AMÉ, AMO Y AMARÉ A ESTA HIJA QUE PARTIÓ IGUAL O MÁS QUE CUALQUIERA DE LOS QUE PIENSEN QUE SE HUBIESEN MUERTO, PERO SI A ELLOS LES HUBIESE PASADO TAMPOCO SE HUBIESEN MUERTO, SALVO QUE ESTUVIESEN FÍSICA O MENTALMENTE ENFERMOS. 
Esto es así, no hay otra explicación a por qué no nos morimos con nuestros hijos que se van y no una menor cantidad de amor que amedrentó nuestra propia muerte. Y al fin si me pongo a hilar más fino si morí, aunque mis corazón seguió latiendo, aunque mis órganos todos sigan funcionando, sí, para aquellas tantas madres que alguna vez me dijeron eso les cuento también ¿y quién les dijo a ustedes que yo no morí también? Pero de una muerte distinta, la Melan que fuí antes del 3 de octubre de 1994 no es la misma que la posterior y NUNCA MÁS LO FUE. Lo puede probar mi otra hija, pobre chiquita mía que soporta esta madre doliente de por vida, ella siempre lo dice, yo perdí una hermana y una madre. Tengo madre pero no es la misma, es otra, que también amo, pero es otra. Estas últimas palabras de mi hija menor, la que me acompaña en la vida de este mundo, demuestran que el duelo por la muerte de un hijo es el único duelo del ser humano que no se termina JAMÁS, sí así con mayúsculas JAMÁS, y todo lo que digan, con las mejores intenciones, no lo niego, los psicólogos, integrantes de grupos de ayuda, sacerdotes, catequistas, amigos, amigas, padres, madres, etc. etc. son sólo palabras teóricas y ganas de ayudar, pero el dolor por la partida de una hija adolescente por lo menos, que es mi caso (16 años tenía mi dulce Noé) es interminable, indescriptible, lascerante, incontenible a veces y absolutamente permanente. Lo dije antes, lo repito, soy cristiana y tengo fé en la resurrección y en que habrá un reencuentro con mi hija con el cual sueño y sobrevivo, pero también espero ansiosa una conversación que cual audiencia, le tengo pedida a Dios especialmente para cuando me toque llegar...en la que espero con toda mi alma me explique solamente una cosa: por qué me sacó a mi Noelia de  mis brazos aquel tristísimo 3 de octubre de 1994. 

Melan

miércoles, 30 de septiembre de 2009

EL SUEÑO ES EL LENGUAJE DEL HOMBRE UNIVERSAL de Erich Fromm

Todos creemos que sólo dominamos un lenguaje, al que llamamos lengua materna, quizás hayamos aprendido también otras lengus, francés, inglés, italiano. Pero olvidamos que todos hablamos también otro lenguaje, el de los sueños, que es muy extraordinario. Se trata de un  lenguaje universal, que aparece en todas las épocas de la historia humana y en todas las culturas. El lenguaje de los sueños de un primitivo, el del faraón en la Biblia, el de un habitante de Stuttgart o de Nueva York, es casi el mismo. Lo hablamos todas las noches. Aunque en la mayoría de los casos olvidamos lo que hemos soñado, y entonces sostenemos que no hemos soñado, la verdad es que soñamos noche tras noche.
¿Cuáles son las peculiaridades del lenguaje de los sueños? En primer lugar, es precisamente un lenguaje nocturno, un lenguaje del dormir. Es más o menos como si sólo pudiéramos hablar francés de noche y de día no entendiéramos ni una palabra de esa lengua. Además, se trata de un lenguaje simbólico. Podríamos decir que expresa en forma concreta vivencias internas, con respecto a cosas sensibles, casi aferrables, visibles, que lo externo ocupa el lugar de lo interno y la cosa el lugar de la vivencia. Ocurre como en la poesía: cuando un escritor dice: "La rosa roja me entibia el corazón", nadie piensa que la temperatura haya subido, pues la frase se refiere a un sentimiento, a una vivencia, expresados en forma de un hecho físico concreto.
...
Otra cosa que nos enseña el lenguaje de los sueños es que durante el sueño aprendemos mucho más sobre los demás y sobre nosotros mismos, que lo que sabemos en estado de vigilia. En el sueño -y enseguida volveré sobre esto- somos en cierto modo más irracionales, pero en otros respectos también mucho más sabios   tenemos una percepción mucho más aguda que en la vigilia. ...
Encontramos aquí otro aspecto del lenguaje de los sueños que se relaciona con el anterior y que en general no se valora suficientemente cuando se habla de los sueños: la mayoría de los hombres (digo "la mayoría", aunque no dispongamos de estadísticas al respecto, por lo que quizá debiera ser más cuidadoso y hablar sólo de "muchos hombres" o a lo sumo de un buen númro que yo he visto en mi práctica psicoanalítica) se muestran en el sueño creativos de una manera como no soñarían serlo durante la vigilia. Se vuelven  creadores de cuentos, de relatos,  de mitos -los mismos hombres que en estado de vigilia son incapaces de producir todo eso, ni siquiera con el mayor esfuerzo. Me han relatado muchísimos sueños que se podrían publicar literalmente y que se aceptarían como relatos breves de Kafka, lo miraría como si no estuviera en su sano juicio. Y seguramente eso le parecería imposible. En el sueño él es un poeta, un artista, pero ese mismo hombre pierde todas esas capacidades durante la vigilia. Hasta se podría, en última instancia, definir a un artista creador como a un hombre que es creador sin dormir, es decir ,  es creador aunque esté despierto.
 De día el hombre corrresponde a una determinada cultura, lo que decimos depende mucho de dónde hayamos nacido. Un africano perteneciente a una raza cazadora habla de otras cosas y con otras categorías que las nuestras, eso se entiende por sí mismo. Lo que hablamos está socialmente condicionado, pro en el sueño hablamos un lenguaje universal. Nuestro lenguaje diurno, que consideramos nuestra lengua materna o una lengua extranjera, es siempre un lenguaje socialmente condicionado. El lenguaje de los sueños, en cambio, es un lenguaje universal, el lenguaje de la humanidad.
¿Cómo se explica esa peculiaridad? En primer lugar, debo entrar aquí en una cuestión que quizás parezca complicada, pero en realidad es muy sencilla: la differencia entre el dormir y la vigilia. Vivimos en verdad dos formas de existencia, que damos tan por sentadas que a menudo no estamos para nada conscientes de ellas; pasamos una parte de nuestra vida despiertos, y otra parte durmiendo. Pero ¿qué significa que estamos despiertos? Cuando lo estamos, nos encontramos en una situación  en que debemos preocuparnos de nuestra vida; debemos trabajar, conseguir lo que necesitamos para poder vivir, defendernos contra ataques; en suma, debemos "luchar y combatir". Esto tiene consecuencias para nuestra conducta y también las tiene para nuestro pensamiento. Para nuestra conducta: debemos ocupar nuestro lugar y comportarnos según las expectativas de la sociedad en que vivimos, para poder producir y trabajar. Psero -y esto es más importante- ejerce también una gran influencia sobre las categorías de nuestro pensamiento y de nuestro sentimiento.
De día tenemos que ver las cosas tal como debemos verlas para manipulalarlas, para tratar con ellas, utilizarlas, hacer algo con ellas. DEbemos comportarnos razonablemente y "razonablemente" significa: como los demás, de modo que los demás nos compendan, pero también de modo que nos acepten y o digan: este tipo es un estrafalario o está loco. Así, pensamos y sentimos lo que nos prescriben la "sana comprensión" y el supuesto "sentimiento sano" del hombre. Pensamos y sentimos que todos amammos a nuestros padres, que ellos y todas las demás autoridades no sólo quieren lo mejor, sino stambién saben y hacen lo mejor, y otras cosas por el estilo. Nos sentimos felices y alegres cuando la ocasión lo exige y tristes cuando la ocasión exige otra cosa, aunque en realidad muchas veces no sintamos nada, sino que pensamos que lo sentimos, porque ponemos una carga alegre o triste. Y no pensamos lo que parece absurdo "porque no puede ser lo que no debe ser". El mejor ejemplo de esta sitaución es el del cuento de Andersen sobre el traje del emperador: el emperador está desnudo, pero todo el mundo piensa que tieneuna vestimenta maravillosa, porque es lo que se espera; sólo un jovencito ve que no tiene ninguna vestimenta, porque su penamiento aún no está formado como el de la mayoría de los hombres en estado de vigilia. Hacemos, pensamos y sentimos lo que se espera de nosotros cuando estamos despiertos.
 Elijo otro ejemplo de sueño que ilustra este mismo punto. Un gerente ocupaba una elevada posición en una empresa; sólo tenía un director por encima de él. Y conscientemente se decía: estoy en muy buena relación con mi jefe, me agrada mucho, no tengo ninguna dificultad con él. Luego tuvo un sueño: se ve maniatado, le han ligado las manos con cable telefónico, y el teléfono cuelga aún de los extremos de ese cable. Y ve a ese director yacente junto a él en el suelo, aparentemente dormido, y siente una espnatosa cólera. Encuentra un martillo, lo aferra con ambas manos y trata de romper la cabeza del director. Golpea, pro no pasa nada; el direcstor abre los ojos y le sonríe irónicamente...Aunque el hombre cree que tiene una buena relación con su director, el sueño nos muestras que en realidad lo odia, se siente maniatado, sometido, ligado y totalmente impotente y privado de fuerza frente a él. Esta es la realidad que él vive en el sueño, pero que se esfuma, al menos aparenemente, durante la vigilia.
¿Qué sucede entonces en la situación de sueño? Somos libres. Eso es sorprendente y quizás suene etraño. Pero en cierto modo se puede afirmar: sólo cuando dormimos somos libres, es decir, en esos lapsos no tenemos ninguna responsabilidad de luchar por la vida, no necesitamos conquistar nada, no debemos defendernos ni que adaptarnos a nada, pensamos y sentimos lo que NOSOTROS pensamos y sentimos. Nuestro pensamiento y sentimiento adquieren en el sueño la más extrema subjetividad. No nocesitamos HACER nada, sólo necesitamos SER. En el sueño no perseguimos ningún fin. Podemos vivir el mundo tal como se nos presenta, como realmente lo vemos, y no como DEBE parecernos para lograr un cualquiera. Dicho de otro modo: en el sueño el inconsciente aparece en el escenario. pewro el inconsciente no es nada misterioso, sólo significa que que en el sueño aparece lo que en la vigilia no sabemos, como algo que sabemos, y viceversa: en la vigilia es inconsciente la conciencia del sueño, y en el sueño es inconsciente la conciencia de la vigilia. Se trata de dos planos distintos: uno y otros osn alternativamente conscientes e insconscientes en el sueño y en la vigilia.
¿Significa eso que somos irracionales e instintivos en el sueño? Muchas veces, por cierto, pero de ninguna manera siempre expresa lo irracional contra lo racional. Tenemos sin embarrgo con mucha frecuencia durante el sueño, según hemos dicho, una gran penetración, una mayor sabiduría porque , somos independientes, porque podemos ver y sentir sin anteojeras . Incluso en el sueño censuramos nuestro ensueño si no nos atrevemos a tomarnos la libertad propia de los sueños, sino que cambiamos y ocultamos el verdadero contenido onírico tal como hace alguien que no quiere que otro entienda lo que quiere realmente decir. En este caso uno no quiere entenderse totalmene a sí mismo en el sueño. Por eso solemos olvidar el sueño, pues la mayor parte de ellos no serían tolerables en la vida de vigilia; sólo nos perturbarían e irritarían.
Durante el sueño somos más creadores. Desplegamos capacidades de creatividad que no conocemos ni sospechamos durante la vigilia. Pienso, por ejemplo, en el sueño de un hombre que también es un gerente de empresa que tiene mucho éxito en su profesión. (...) Este hombre se sentía my feliz porque era un triunfaro. Y en realidad, por sus ingresos y la influencia que tenía, podía sentirse así, porque en general sentijos lo que debemos sentir. Por consiguiente, ese hombre se siente también muy feliz y entonces tiene un sueño. En la primera parte de ese sueño está junto a un pequeño lago. El lago se ve sucio, todo está oscuro y hay una atmósfera odiosa y desagradable. Y el hombre recuerda -después del sueño- que ese lago es en realidad exactamente igual a uno junto al cual vivían sus padres. Es un recurdo desgradable no sólo del lago sino también de la disposición anímica, de lo triste y miserable de su niñez. En la segunda escena se ve a sí mismo en uno de los automóviles de mayor precio, manejando por una carretera muy moderna hacia un monte al que asciende a gran velocidad y con un sentimiento de poderío y éxito -y es feliz-. Y luego viene una tercera escena, que se produce después que alcanzó el lugar más elevado. De repente se ve en un negocio de artículos pornográficos. Está toalmente solo -en el auto estaba con su mujer-, no hay allí ninguna persona, todo está polvoriento y sucio, y él se siente muy solitario y abandonado. Este sueño nos dice lo que él siente realmente sobre su propia vida, sobre su destino. Resumido muy simplemente: de niño todo era triste y sucio, ahora es un triunfador qe con gran velocidad guía su automóvil hacia la cumpre del éxito; pero al final, cuando haya pasado todo el ajetreo de ese éxito, volverá a encontrarse en la misma suciedad, miseria, tristeza y abandono en que estaba en su niñez. Todo pasará, y él volverá al sitio del que ha partido. Este no es un deseo; es una profunda percepción del vacío de su vida, expresada en el lenguaje artístico y creador del sueño.
 Podemos decir que muchos hombres serían capacees de desarrollar formas creadoras, pero se encuentran hata tal punto bajo la presión de la sociedad -bajo lo que Heidegger llama DAS MAN (el "uno cualquiera")- que no tienen el ánimo necesario para ser sí mismos y para crear algo por sí mismos. De hecho, este es un triste comentario respecto de nuestra sociedad, que no le permite al hombre realizar las cualidades creadoras que le son inherentes.
 En el sueño nos comunicamos con nosotros mismos -como en el Talmud (Berajot 55a), donde se lee.: "Un sueño no interpretado se parece a una carta no leída"- En realidad la palabra " interpretar" no es en absoluto correcta. No es necesario interpretar el sueño -pues no hay nada que interpretar-, tal como no se interpreta el chino o el italiano cuando se aprenden esas lenguas. Es un lenguaje que se aprende, que tiene su gramática y su morfología propias, un lenguaje que expresa lo vivido y que no sirve para la descripción de "hechos". Es fácil aprender el lenguaje de los sueños. Para ello no hay que ser un psicoanalista, es posible aprenderlo ya en la escuela al mismo tiempo que se estudian lenguas extranjeras. Si se comenzara a aprender el lenguaje de los suños, creo que sería muy provechoso, pues sabremos más sobre nosotros mismos y sobre otros si comprendemos nuestros sueños. Ahora bien, digo que eso puede ser provechoso, aunque también puede tener sus deventajas. En general no queremos saber tanto sobre nosotros o sobre los demás, eso sólo sirve para perturbarnos. Y sin embargo nuestra vida es más rica, más animada, más intensa cuanto más sabemos de nosotros mismos y cuantas menos ilusiones nos hacemos sobre los demás. Además, cuando comprendemos el lenguaje de los sueños nos apartamos un poco de la orientaciónintelectual unilateral, que justamente hoy es característica de la mayoría de los hombres. Entonces ya no pensamos "exclusivamente" en términos conceptuales, sino que superando ese plano logramos establecer una relación con el carácter diferenciado de los sentimientos. Integramos intelecto y emoción y dejamos detrás de nosotros las falsas alternativas. No estoy hablando de ninguna manera de un peligroso antiintelectualismo o de un nuevo sentimentalismo, sino que quiero significar que el lenguaje de los sueños puede enseñarnos algo, que hoy, más que nunca, necesitamos para la vida: en los sueños podemos transformarnos en poetas.


Fuente: EL AMOR A LA VIDA  de Erich Fromm . Capítulo III, pág.103. Editorial. Círculo de Lectores.
La imagen es obra del artista plástico Rob Gonsalves (realismo mágico)


Melan

miércoles, 23 de septiembre de 2009

MELANCOLÍA


Buscando y blogueando por a aquí y por allí, tuve la suerte de encontrarme con esta información sobre una exposición realizada en el año 2006 sobre llamada Melancolía, genio y locura en Occidente, donde no sólo se la trató aparentemente desde su punto de vista filosófico y psicológico en las diversas etapas de la historia, sino que tuvo además el aporte de grandes maestros de la pintura, los de antaño aportados por la entidad organizadora del evento y los actuales, que según la autora del artículo faltaron y bastantes, presentándose voluntariamente.
Me pareció interesante traer este artículo a esta amalgama de sentires, en principio porque la melancolía me representa de una manera particular, soy una persona melancólica, obra de las circunstancias de mi vida o de mi propia personalidad, pero lo cierto es que lo soy. Por ese motivo hace ya unos años elegí mi nick.
Por otra parte me pareció interesantísima la explicación que sobre este sentir y patología al mismo tiempo, se han dado a través del tiempo y la historia.
Me pareció interesante compartir esto tan educativo que a veces nos muestran ciertos blogs. La autora se llama Gabriela Galindo y se han citado todas las fuentes correspondientes.
Espero lo disfruten como lo hice yo.
Melan.
                                                         -----------------------------------------------


Ocho pasos para entender la Melancolía por Gabriela Galindo.


La exposición Melancolía, genio y locura en Occidente que permanecerá abierta hasta enero de 2006, en las galerías de El Gran Palacio en París, hizo un recorrido cronológico separado en ocho secciones y a través de doscientas cincuenta obras, por la representación iconográfica más relevante de esta figura alegórica a lo largo de más de veinte siglos.


Estela: La exaltación de la flor 



El tema de la melancolía ha ocupado la atención de filósofos, médicos y artistas desde tiempos inmemoriales. Esto se comprende por el misterio que guarda desde su propia definición, ambivalente y fascinante, que se refiere por un lado a un estado de humor corporal que se produce por la excreción de un líquido viscoso, negro y nauseabundo, pero por otro lado nos refiere a un estado del alma que exalta los sentidos y que emana una genialidad que linda con la locura, además de ser considerada como una célebre maldición que surge del planeta Saturno, el opuesto absoluto de Júpiter, denominada La Enfermedad Sagrada.


La melancolía o bilis negra (del griego melas = negro, y xolias = humor) en su origen se refería a uno de los cuatro humores producidos por el cuerpo humano: sangre, bilis amarilla, flema y bilis negra. Cada uno de ellos provoca un temperamento particular con características específicas y que se combinan para determinar los estados de salud y enfermedad del cuerpo y el alma. De esta forma, un sujeto podía ser sanguíneo, colérico, flemático o melancólico, según el humor correspondiente dominante en su temperamento.


Encontramos así, en la teoría de los cuatro humores cardinales de Hipócrates y de Galeno, los cuatro elementos, las cuatro estaciones y las cuatro principales edades de la vida humana:


Sangre                       Aire                           Primavera                                     I nfancia


Bilis Amarilla              Fuego                          Verano                                   Adolescencia


Bilis Negra                 Tierra                           Otoño                                      Edad Adulta


Flema                         Agua                             Invierno                                   Vejez




Tanto Platón como Aristóteles distinguieron dentro del amplio campo de la melancolía dos formas diferentes de euforia y depresión. El primero separa la "manía divina" de la manía patológica (del "loco exaltado"), mientras el segundo separa la melancolía de los genios de la melancolía como enfermedad (allí donde la bilis se enfría), sin desconocer el hecho que pueden existir individuos en los cuales la melancolía genial se transforma en enfermedad propiamente dicha.




Domenico Fetti



Lucas Cranach El Viejo
                                                                                                                          Lucas Cranach. El viejo


Vista como enfermedad, la melancolía esta inminentemente asociada a la tristeza, depresión, angustia y locura. Desde el Problema XXX atribuido dudosamente a Aristóteles, se consideraba que las manifestaciones de los melancólicos se dan siempre bajo estados distintos a la conciencia normal, en estados de éxtasis o locura. En la edad media, era atribuido a la presencia del demonio y comprendido como un pecado, por su estrecho vínculo con la acedia (o acidia), uno de los pecados capitales y que era entendida como una penosa incapacidad de reconnocer la bondad del mundo y el hombre. La presencia del componente negro (bilis negra) está asociada a los afectados por este mal hasta el Renacimiento. Sin embargo hasta 1819, cuando el médico Jean Etienne Esquirol la define como una manía, es cuando realmente empieza a ser estudiada y tratada como una enfermedad psiquiátrica. Freud en su estudio Duelo y Melancolía, reconoce que el origen de “este mal” es producido básicamente por una pérdida desconocida.


Aún así, el prestigio de este estado de perturbación del alma se debe a su inminente asociación con la creatividad, o más precisamente con la genialidad: "Los melancólicos son de naturaleza seria y están dotados para la creación espiritual" (Problema XXX, i). Asimismo, encontramos que en las notas de Marsilio Ficino (1433) define a la bilis negra como un impulso del alma que busca el centro de las cosas singulares y la eleva hasta la comprensión de las cosas más elevadas.


Esta pardójica dualidad ha hecho que la melancolía siga siendo objeto de estudio y atención. Aún dentro de su concepción moderna conocida como Depresión, se sigue reconociendo ese misterio que la hace un tanto incomprensible. La iconografía del tema es inagotable y por ello no es sorprendente que el arte haya sido uno de los principales frentes de exposición del concido Mal de Saturno.


Los Ocho Pasos


“No sé por qué razón pero todos los que han sobresalido en filosofía, la política, la poesía o las artes eran manifiestamente melancólicos…”


Aristóteles


La primera sección de la exhibición nos remite al más remoto origen del tema: La Antigüedad. La sala abre con esta cita de Aristóteles y muestra tres excelentes ánforas griegas que muestran la muerte de Ajax, a Penélope tejiendo y destejiendo, y las tareas de Hércules. La selección de estas obras es bien pensada y exacta, Aristóteles menciona como ejemplos de caracteres "melancólicos" y, al mismo tiempo geniales, de personajes como Hércules, Ajax y Belerofonte.


En la primera sala destaca una lápida funeraria del Templo de las Musas en Atenas, que muestra a un resignado hombre frente a una devastadora ola que ha arrasado con todo. En el centro de la sala, se presenta una pequeña estatua de bronce que enseña el arquetipo del melancólico sentado con la mano en la mejilla, representación clave de la actitud provocada por el ya mencionado humor de bilis negra.




Escultura romana



Martin Schongauer
Martin Schongauer


La segunda sala lleva el título de La Piscina del Diablo: La Edad Media, en este periodo, la divinidad y el temor al diablo serán los móviles principales de representación iconográfica. El antropólogo Roger Bartra sugiere que en esta época el tema de la melancolía era fundamental por un motivo conocido: los exorcistas de la Iglesia católica debían aprender a distinguir la melancolía de las manifestaciones de la posesión demoniaca.


“ Se trataba de un problema candente y práctico, pues en una época en que las persecuciones de brujas se extendían por todo Europa, los exorcistas acudían a veces a la medicina para reconocer señales satánicas en quienes eran afectados por síntomas que podían ser producidos por el morbo melancólico. El problema así planteado, además, se conectaba evidentemente con la antigua idea aristotélica de la relación entre el genio y la melancolía, lo que contribuía a darle un aura de extraordinario aunque misterioso atractivo.” (“Melancolía y cultura” 1997)


En esta sala encontramos pinturas de el Bosco, Martín Schongauer y Lucas Cranach el Viejo. La tentación, la pereza, el desorden del espíritu y los aires de Reforma en la Iglesia dieron lugar a imágenes melancólicas de luto y aflicción.


En el tercer salón nos encontramos con Los hijos de Saturno: El Renacimiento. Periodo en que se reinventa el significado de la melancolía, dotándola de un sentido de heroicidad espiritual y locura divina. Esta sala presenta obras de artistas como Hans Baldung-Grien, Giuseppe Arcimboldo y Nicolas de Leyde, y está coronada con el grabado de Durero Melancolía I al que Erwin Panofsky dedicó un ensayo clave en 1923. Éste, es el tercero de tres importantes grabados dedicados al tema y realizados entre 1513 y 14 (El caballero, la muerte y el diablo y La celda de san Jerónimo, son los otros dos).


Esta grabado es fundamental, ya que en él se resumen, con una gran maestría de trazo y proporción, todos los símbolos que hasta ese momento habían sido asociados con la idea de melancolía: desde la corona aparentemente de laureles de la mujer-ángel que apoyada sobre el puño izquierdo, lleva un compás en la mano derecha y en la cintura porta una bolsa bien provista, símbolo de la riqueza mercantil de los melancólicos. El personaje está a medio cubrir por los pliegues bajos del vestido, donde se percibe el extremo de un enema, objeto que simboliza el lado excremental de la melancolía. A sus pies están los útiles del artesano-geómetra, un tintero, una esfera, una escuadra, un cepillo, una sierra, una regla y algunos clavos. El sol negro que ilumina el cielo se ve además ceñido por el círculo de Saturno, el señor de los anillos, el planeta anal. Además de algunos otros elementos comunes en los tres grabados como el reloj de arena y el perro.


Alberto Durero




La cuarta parte de la exposición se titula Anatomía de la Melancolía, en honor a la obra fundamental de Robert Burton escrita en 1621, e ilustrada por Guercino. En este periodo se marca la pauta de interpretación médica posterior del tema de la melancolía.




Philippe de Champaigne



Valentin de Boulogne



Es patente que en este periodo, en el campo del arte, la melancolía pierde algo de su sentido mágico y la representación iconográfica se reduce a la imagen de una mujer sentada con la cabeza apoyada sobre la mano izquierda en acción meditativa o bien a la representación de personajes religiosos característicamente melancólicos como San Jerónimo o Magdalena. En esta sala se encuentran obras de: Domenico Fetti, Valentin de Boulogne, Michael Sweerts, y Nicolas Poussin.


La quinta sección Las luces y las sombras en el siglo XVIII describe como la melancolía se comienza a enmarcar en el ámbito de la locura, como una enfermedad del espíritu. El tema de la bilis negra comienza a ser tratado desde la razón y se reconoce como un territorio que posteriormente se definirá como “procesos de interiorización” o “ensimismamiento”. La melancolía burguesa del siglo de XVIII llega a ser un malestar general, una forma de vida. Su decorado es la Naturaleza y la Soledad que le permite al sujeto reconcerse a sí mismo dentro del mundo y reconcer su individualidad.


Aquí encontramos obras de Watteau y Giovanni Battista, destacando la presencia de Goya como un representante importante en el marco de este periodo. Este artista particularmente se interesó por el tema de la melancolía y los cuatro temperamentos, dedicó innumerables obras al tratamiento de la simbología y caracterizaciones del Mal del Siglo como lo definió Diderot, entre las que se encuentran la famosa representación, ausente en esta exposición, de Saturno devorando a un hijo (obra que pertenece a la colección del Museo del Prado y que suponemos es imposible de obtener en préstamo) con la imagen negra y fatalista de Saturno y el centro neurálgico de obras posteriores de este artista.


Francisco de Goya





Caspar David Friedrich


En el sexto paso llegamos a La Muerte de Dios: El Romanticismo. En esta época se nota como la melancolía deja de ser un emblema y ya no es tratada como sujeto de estudio como tal. La pérdida de la fe y el desconsuelo de las circunstancias trágicas de la situación mundial vuleven la atención del individuo hacia el mundo exterior, más que al sujeto individual. Entre las obras representativas de esta sala destaca una versión de La muerte de Sardanápalo de Delacroix y las obras de Caspar David Friedrich, eminente representante del arte romántico.


Para el Siglo XIX la muestra se presenta con el título de La Naturalización de la Melancolía. En esta sección, quizá en parte por el cansancio (hasta este momento en ninguna sala hay un espacio para un descanso) la exposición parece declinar un poco, comienza a ser confusa y la selección de las obras ya no es tan ajustada. Las obras parecen ser más representativas de la locura, más que de la melancolía. Encontramos uno de los retratos de Van Gogh, un loco y melancólico por excelencia, además de obras de Franz Xaver Messerschmidt y Thomas Eakins.


Vincent van Gogh 



La entrada de la sala del siglo XX, representa con exactitud el título de esta sección: La Angustia de la Historia, con la presencia del fotógrafo español David Nebreda que presenta tres autortretratos brutales y conmovedores de una introspección personal dentro de un discurso casi obsceno y completamente desmoralizador. A esto le sigue una mezcla un poco extraña de obras de artistas contemporáneos, desde Hopper, Sironi, Picasso, Mueck y Dix. Aquí sobresale una pintura melancólica por excelencia: uno de los últimos autorretratos de Zoran Music, donde una figura reclinada se disuelve en una plomiza licuidad del gris.




David Nebreda



En todas las colecciones que pretenden abarcar un tema, siempre hay ausencias y sobrantes, no es posible abarcarlo todo, presentarlo todo y mucho menos cuando se trata de un tema tan complejo e ilimitado como la melancolía. Sin embargo sí siento la inquietud de preguntar por qué se abordó de forma tan limitada la segunda mitad del siglo XX. Es notable la ausencia del pop, el minimal y el arte conceptual. Una de las pocas obras incluidas de este periodo que es destacable, quizá sobre todo por su tamaño y realismo, es una escultura de Ron Mueck que presenta una de sus gigantescas figuras, esta vez es la de un hombre mayor, grande y gordo de mirada penetrante, que está sentado en la esquina de la sala. Esta pieza es tan real que cuando uno le está mirando los ojos al sujeto, juraría que puede percibir como el resto del cuerpo se está moviendo ligerísimamente con ese ritmo natural que marca la respiración de un ser viviente.


Ron Mueck



Hoy en día la melancolía sigue siendo un mal común, que no ha resuelto ni el psicoanálisis ni el Prozac. Pero hay que entender que ya no puede ser vista desde el ánimo de la bilis negra y mucho menos como un mal demoníaco o de insanidad mental. Hay que entenderla como un estado de sensibilidad refinada. El melancólico moderno siente una suerte de repulsión hacia los asuntos mundanos y se siente inclinado por aquello que lo sobrepasa. Por ello, se ve a sí mismo como algo inferior, y no encuentra consuelo  ni en sí mismo, ni en los demás y mucho menos en el mundo que lo rodea.


Melancolía, genio y locura en Occidente, si bien tiene algunas carencias o sobrantes es una de las selecciones más claras y bien documentadas que nos permiten comprender no sólo el tema de la melancolía sino hasta el nivel de las reflexiones del hombre en torno a su naturaleza individual y social.


Edward Hopper





Zoran Music   



--------------------------------------------------------------------------------


INFORMACIÓN DE LAS OBRAS


inicio


Encontrado en Farsal


Fragmento de estela llamado "La exaltación de la flor " o estela de Farsal, Entre 470-460 aC.


Mármol, 56,5 x 67 x 15 cm






Domenico Fetti


La Melancolía, 1614 ?


Óleo sobre tela, 172,5 x 128,2 cm






Lucas Cranach el Viejo


La Melancolía, 1532


Óleo sobre madera, 76,5 x 56 cm






Obra Romana


Ajax


Obra romana de inicios de la época de Augusto , Asia Menor


Bronce, 29 x 33 x 7,7 cm






Martin Schongauer


San Antonio atormentado por los demonios


Entre 1470- 1473


Grabado, 31,2 x 23 cm






Alberto Durero


Melancolía I, 1514


Grabado a buril, 24 x 18,9 cm






Philippe de Champaigne (?)


La Vanidad, o alegoría de la vida humana,


Priimera mitad del siglo XVII


Óleo sobre madera, 28,4 x 37,4 cm


Valentin de Boulogne


Músicos y soldados, entre 1626


Óleo sobre tela, 155 x 200 cm






Francisco de Goya y Lucientes


Los tiempos, llamada Las Viejas, entre 1808-1812


Óleo sobre tela, 181x125 cm






Caspar David Friedrich


Vista de Arcona al salir la luna, entre 1805-1806


crayón y sépia, 60,9 x 100 cm






Vincent van Gogh


Retrato del Doctor Paul Gachet, 1890


Óleo sobre tela, 68 x 57 cm






David Nebreda


El espejo, la cenizas y el alfa quemado sobre la frente, 1989


El regalo de la madre. El nuevo cuchillo lleva mi nombre, 1989


El rostro cubierto de la más pura sangre, 1989


Fotografía a color sobre papel, 102 x 75 cm






Ron Mueck


Sin título (Hombre gordo), 2000


resina de poliéster pigmentada y fibra de vidrio ,


203,8 x 120,7 x 204,5 cm






Edward Hopper


Mujer al sol, 1961


Óleo sobre tela, 101,92 x 155,58 cm






Zoran Music


El sillón gris, 1998


Óleo sobre tela, 162 x 130 cm
Fotografías tomadas del sitio: Galeries Nationales du Grand Palais


A excepción de las fotos de David Nebreda que fueron tomadas de la revista Bande àpart
--------------------------------------------------------------------------------
Fuente. © Réplica21. Todos los derechos reservados. 2000-2008 QUIENES SOMOS I CONTACTO I MAPA DEL SITIO Fecha de publicación: 20.11.2005

martes, 22 de septiembre de 2009

¿ES EL AMOR UN ARTE?



¿Es el amor un arte? En tal caso, requiere conocimiento y esfuerzo. ¿O es el amor una sensación placentera, cuya expriencia es una cuestión de azar, algo con lo que uno "tropieza" si tiene suerte? Este libro se basa en la primera premisa, si bien es indudable que la mayoría de la gente de hoy cree en la segunda.
No se trata de que la gente piense que el amor carece de importancia. En realidad, todos están sedientos de amor; ven innumerables películas basadas en historias de amor felices y desgraciadas, escuchan centenares de canciones triviales que hablan del amor, y, sin embargo, casi nadie piensa que hay algo que aprender , acerca del amor.
 Esa peculiar actitud se basa en varias premisas que, individualmente o combinadas, tienden a sustentarla. Para la mayoría de la gente, el problema del amor consiste fundamentalmente en  ser amado y no en amar no en la propia capacidad de amar. De ahí que para ellos el problema sea cómo lograr que se los ame, cómo ser dignos de amor. Para alcanzar ese objetivo, siguen varios caminos. Uno de ellos, utilizado en especial por los hombres, es tener éxito,  ser tan poderoso y rico como lo permita el margen social de la propia posición. Otro, usado particularmente por las mujeres, consiste en ser atractivas, por medio del cuidado del cuerpo, la ropa, etc. Existen otras formas de hacerse atractivo, que utilizan tanto los hombres como las mujeres, tales como tener modales agradables y conversación intereantes, ser útil, modesto, inofensivo. Muchas de las formas de hacerse querer son iguales a las que se utilizan para alcanzar el éxito, para ganar "amigos e influir sobre la gente". En realidad, lo que para la mayoría de la gente de nuestra cultura equivales a digno de ser amado es, en esencia, una mezcla de popularidad y sex appeal.
La segunda premisa que sustenta la actitud de que no hay nada que aprender sobre el amor, es la suposición de que el problema del amor es el de un objeto y no de una facultad. La gente cree que amar es sencillo y lo difícil encontrar un objeto apropiado para amar -o para ser amado por él-. Tal actitud tiene varias causas, arragaidas en el desarrollo de la sociedad moderna. Una de ellas es la profunda transformación que se produjo en el siglo veinte con respecto a la elección del "objeto amoroso". En la era victoriana, así como en muchas culturas tradicionales, el amor no era generalmente una experiencia personal espontánea que podía llevar al matrimonio. Por el contrario, el matrimonio se efetuaba por un convenio -entre las respectivas familias o por medio de un agente matrimonial, o también sin la ayuda de tales intermediarios; se realizaba sobre la base de consideraciones sociales, partiendo de la premisa de que el amor surgiría después de concertado el matrimonio-.
En las últimas generaciones el concepto de amor romántico se ha hecho casi universal en el mundo occidental. En los Estados Unidos de Norteaméricaa, si bien no faltan consideraciones de índole convencional, la mayoría de la gente  aspira a encontrar un "amor romántico", a tener una experiencia personal del amor que lleve luego al matrimonio. Ese nuevo concepto de la libertad en el amor debe haber acrecentado enormemente la importancia del objeto frente a la de la función.
Hay en la culura contemporánea otro rasgo característico estrechamente vinculado con ese factor. Toda nuestra cultura está basada en el deseo de comprar, en la idea de intercambio mutuamente favorable. La felicidad del hombre moderno consiste  en la exictación de contemplar las vidrieras de los negocios y en comprar todo lo que pueda, ya sea al contado o a plazos. El hombre (o la mujer) considera a la gente en una forma similar. Una mujer o un hombre atractivos son los premios que se quiere conseguir. "Atractivo" significa habitualmente un buen conjunto de cualidades que son populares y por las cuales hay demanda en el mercado de la personalidad. Las características espeficas que hacen atractiva a una persona dependen de la moda de la época, tanto física como mentalmente. Durante los años que siguieron a la Primera Guerra Mundial, una joven que bebía y fumaba, emprendedora y sexualmente provocadora, resultaba atractiva, hoy en día la moda exige más domesticidad y recato. A fines del siglo XIX y comienzos de éste (XX), un hombre debía ser agresivo y ambicioso -hoy tiene que ser sociable y tolerante- para resultar atractivo. De cualquier manera, la sensación de enamorarse sólo se desarrolla con respecto a las mercaderías humanas que están dentro de nuestras posibilidades de intercambio. Quiero hacer un buen negocio; el objeto debe ser  deseable desde el punto de vista de su valor social  y, al mismo tiempo, debo resultarle deseable, teniendo en cuanta mis valores y potencialidades manifiestas y ocultas. De ese modo, dos personas se enamoran cuando sienten que han encontrado el mejor objeto  disponible en el mercado, dentro de los límites impuestos por sus propios valores de intercambio. Lo mismo que cuando se compran bienes raíces, suele ocurrir que las potencialidades ocultas susceptibles de desarrollo desempeñan un papel de considerable importancia en tal transacción. En una cultura en la que prevalece la orientación mercantil y en la que el éxito material constituye el valor predominante, no hay  en realidad motivos para sorprenderse de que las relaciones amorosas humanas sigan el mismo esquema de intercambio que gobierna el mercado de bienes y de trabajo.
 El tercer error que lleva a suponer que no hay nada que aprender sobre el amor, radica en la confusión entre las experiencia inicial del "enamorarse" y la situación permanente de estar enamorado, o mejor dicho, de "permanecer" enamorado. Si dos personas que son desconocidas la una para la otra, como lo somos todos, dejan caer de pronto la barrera que las separa y se sienten cercanas, se siente uno, ese momento de unidad constituye uno de los más estimulantes y exitantes de la vida. Y resulta aún más maravilloso y milagroso para aquellas personas que han vivido encerradas, aisladas, sin amor. Ese milagro de súbita intimidad suele verse facilitado si se combina o inicia con la atraccción sexual y su consumación. Sin embargo, tal tipo de amor, es por su misma naturaleza, poco duradero. Las dos personas llegan a conocerse bien, su intimidad pierde cada vez más su carácter milagroso, hasta que su antagonismo, sus desilusiones, su aburrimiento mutuo, terminan por matar lo que pueda quedar de la exitación inicial. No obstante, al comienzo no saben todo esto: en realidad, consideran las intesidad del apasionamiento, ese estar "locos" el uno por el otro, como una prueba de la intensidad de su amor, cuando sólo muestra el grado de su soledad anterior.
 Esa actitud -que no hay nada más fácil que amar- sigue  siendo la idea prevalenciente sobre el amor, a pesar de las abrumadoras pruebas de lo contrario. Prácticamente no exite ninguna otra actividad o empresa que se inicie con tan tremendas esperanzas y expectaciones, y que, no obstante, fracase tan amenudo como el amor. si ello ocurriera con cualquier otra actividad, la gente estaría ansiosa por conocer los motivos del fracaso y por corregir sus errores -o renunciaría  a la actividad-. Puesto que lo último es imposible en el caso del amor,  sólo parece haber una forma adecuada de superar el fracaso  del amor, y es examinar las causas de tal fracaso y estudiar el significado del amor.
  El primer paso a dar es tomar concienciade que el amor es un arte, tal como es un arte el vivir. Si deseamos aprender a amar debemos proceder cen la misma forma en que lo haríamos si quisiérmaos aprender cualquier otro arte, música, pintura, carpintería o el arte de la medicina o la ingeniería.
¿Cuáles son los pasos necesarios para aprender cualquier arte?
El proceso de aprender un arte puede dividirse convenientemente en dos partes: una, el dominio de la teoría; la otra, el dominio de la práctica. si quiero aprender el arte de la medicina, primero debo conocer los hechos relativos al cuerpo humano y a las diversas enfermedades. Una vez adquirido todo ese concocimiento teórico, aún no soy en en modo alguno competente en el arte de la medicina. Sólo llegaré a dominarlo después de mucha práctica, hasta que eventualmente los resultados de mi conocimiento teórico y los de mi práctica se fundan en uno, mi intuición, que es la esencia del dominio de cualquier arte. Pero aparte del aprendizaje de la teoría y la práctica, un tercer factor es necesario para llegar a dominar cualquier arte -el dominio de ese arte debe ser un asunto de fundamental importancia; nada en el mundo debe ser más importante que el arte. Esto es válido para la música, la medicina, la carpintería y el amor. Y quizá radique ahí el motivo de que la gente de nuestra cultura, a pesar de sus evidentes fracasos, sólo en contadas ocasiones trata de aprender este arte. No obstante el profundo anhelo de amor, casi todo lo demás tiene más importancia que el amor; éxito, prestigio, dinero, poder, dedicamos casi toda nuestra energía a descubrir la forma de alcanzar esos objetivos y muy poca a aprender el arte del amor.
 ¿Sucede acaso que sólo se consideran dignas de ser aprendidas las cosas que pueden proporcionarnos dinero o prestigio y que el amor, que "sólo" beneficia al alma, pero que no proporciona ventajas en el sentido moderno, sea un lujo por el cual no tenemos derecho a gastar muchas energías? Sea como fuere, este estudio ha de referirse al arte de amar en el sentido de las divisiones antes mencionadas: primero, examinaré la teoría del amor -lo cual abarcará la mayor parte del libro-, y luego analizaré la práctica del amor, si bien es muy poco lo que puede decirse sobre  la práctica de éste como en cualquier otro campo.


Fuente: El arte de amar de Erich Fromm. Capítulo I "¿Es el amor un arte?". Paidós Studio. 1996.
La imagen es del artista plástico español Luis Royo
Melan