miércoles, 30 de noviembre de 2011

La llave



Por lo menos encontré la llave, espero sea la correspondiente, porque sino tendré que seguir buscando y quién sabe cuánto tiempo más me lleva esto.
 Dejo aclarado que trataré de abrir la puerta, pero si es la llave correcta, sólo podrán pasar los buenos, los justos, las buenas personas, las solidarias, las sensibles al dolor ajeno, en definitiva los que saben amar y se dejan ser amados, el resto que se busque su propia puerta, ellos tienen otro lugar.
 Ah! Me olvidaba, encontré la llave de la felicidad...



5 comentarios:

M♪camelí Poulain. dijo...

Quiero avisarte que cambie el nombre de
amelie--poulain.blogspot.com por
algo-de--mi.blogspot.com (♥) Saludos.

Gata con SuerT dijo...

que bueno, encontrar la llave, ojala sepas dar la vuelta correcta a la cerradura

JValentina dijo...

Que suerte que tienes, yo la busco y no la encuentro, ¿será que no busco bien ni en el lugar apropiado?.
Un abrazo

moderato_Dos_josef dijo...

Me alegra saber que por fin has encontrado esa hermosa llave. la llave de la felicidad.
Gracias por visitarme.
Un abrazo.

Ester Lina dijo...

Suelo tener conflictos con llaves... las busco y las rebusco... nunca las encuentro... cuando entré de alguna manera, entonces, al cohete nomás, las hallo... Lo mismo me pasa con las llaves de la felicidad... es mi responsabilidad perderlas, lo sé. Pero las pierdo... y en ocasiones: LAS ENCUENTRO!!!
BESO
(no sé cómo hacés para mantener 14 blogs...)