jueves, 5 de noviembre de 2009

Murió el hermano de un hombre querido


Ayer me enteré de la muerte del hermano de una persona que quiero mucho. Me entristeció la partida porque conocía a este hombre desde muy chico, era muy compañero de su hermano pero me entristece más aún el dolor del hombre que quiero mucho. Su dolor me llega de manera especial. Esto cambió mi semana y por supuesto mi sentir. Hoy siento tristeza.
No acabo de pensar que la vida no sólo es un regalo con condición de devolución sino que es un continuo cambio de sentimientos, en un mismo día podemos pasar de la mayor exaltación de alegría a lo más profundo de la tristeza. Es verdaderamente una amalgama de sentires.

Melan

2 comentarios:

MONA dijo...

No sería tan apreciada la vida, si no supiéramos que siempre deviene en muerte... Y aunque lo sabemos, -muy bien que lo sabemos- no nos resignamos, pareciera que creemos que a nosotros no nos va a alcanzar... no por ahora...

Melan dijo...

Es absoluta verdad Mona y hoy justamente pensando en él y su partida y en algunos achaques míos tuve exactamente el mismo pensamiento. Me dije: Naa... seguro que no tengo eso que no nos gusta ni nombrar, pero luego dije, cuántas veces ya me pasó en la vida que dije a nosotros no y nos pasó. Sé que es un pensamiento negativo, pero sirvió para pedir un turno urgente al médico, ya voy a verlo el miércoles. Un beso y gracias por pasar.