sábado, 29 de agosto de 2009

Hoy es el día del abogado...y yo soy abogada, y tengo sentimientos contradictorios en este día que si no fuera por el saludo de un amigo colega y el del Colegio de Abogados, realmente se me hubiera pasado por alto por completo.
 Yendo estrictamento a estos sentimientos contradictorios que me alcanzan. diré que tienen un origen lejano, se remontan a mi adolescencia y llegan hasta el presente.
 La abogacía fue por muchos años mi carrera de estudios,.algunos años más de los que hubieran tenido que ser, gobiernos de facto, listas negras, matrimonio, hijos, partidas, en fin una amalgama pero en este caso de diferentes acontecimientos de mi vida, me llevaron a terminar mi carrera ya adulta entrando en la madurez y además, rendir la ultima materia, recibirme, jurar y matricularme fueron todos actos muy seguidos y casi inmediatamente anteriores a mi separación. Es más, muchas veces pienso que ese hombre que es el padre de mis hijas y nada más para mí, estaba a la espera de que yo terminara, me recibiera, para irse definitivamente.
 El comienzo de mi carrera también se dio en circunstancias atípicas y también ingratas a mi sentir. Hube de hacer el curso de ingreso sola en Buenos Aires, en casa de una señora amiga de la familia, pero como yo era una nena de mamá y papá, los extrañaba mucho y vivía esperando un feriado largo para ir a verlos, estaban a mil km de mi ciudad.
 El amor lo había perdido en aquella ciudad en donde vivían mis padres y por lo tanto también me hallaba sola y triste en ese aspecto de mi vida.
 Llegó el verano y por fin terminé el curso de ingreso, sólo estuve unos días de vacaciones en las casa de mis padres y volvimos todos a Buenos Aires, fue tan solo llegar y que mi hermanito de 15 años contrajera una enfermedad a los riñones que en cuatro años se lo llevó de la vida.
Como es de suponer, mi carrera uniersitaria quedó absolutamente en segundo lugar y ya nunca, salvo casi al recibirme pudo ocupar el lugar de privilegio que debe tener en una joven estudiante, para que el título logrado sea con felicidad y productivo, tanto en el orden social como individual.
 Nada de eso se dio en mi caso, yo terminé mi carrera al fin cinco años después de que partiera para siempre víctima de la leucemia, mi hija mayor. Ya mis emociones eran un cristal que estallaba al menor rozamiento, al ínfimo decibel. Sin embargo lo hice, terminé, me recibí y como el padre de mis hijas decidió terminar de destruir una familia ya rota por la muerte de nuestra nena, no tuve más remedio que dedicarme de lleno a trabajar en la profesión, lo cual a esta altura ya no estaba en mis planes. Mi intención en ese tiempo de terminar de estudiar abogacía, fue enseñarle a mi hija más chica que ante lo peor que nos pueda ocurrir en la vida, igualmente hay que levantarse y seguir, no debemos dejar que el dolor pueda con nosotros. La vida continúa sobre todo cuando se tiene otra hija de ocho añitos. Pero hete aquí, que mi enseñanza debió ir mucho más allá que el logro del título, ya por necesidad, tuve que ponerme a trabajar nuevamente, esta vez como abogada y cargando una cruz que pesaba muchísmo más que la anterior a la partida de mi hija. 
Yo fui una persona que toda mi vida trabajé en relación de dependencia en tareas administrativas, pero a los cuarenta años me encontré sola, con una hija, sin mi trabajo anterior que había dejado con la partida de la primera y con un título universitario que no podía quedar guardado en el placard. Debía mostrarse y largarse al ruedo. Y así lo hice, y caminé tribunales de toda la provincia de Buenos Aires, he llegado a viajar desde La Plata a San Isidro en un micro destartalado para poder adelantar juicios de divorcio que en aquellos tiempos eran los que daban de comer a mi hija. He estado subida a colectivos diversos de un lado a otro de la ciduad como jamás lo estuve en mis años de empleada administrativa, hice las colas más interminables y cansadoras (amansadoras las llamamos en Argentina) que cualquiera pueda imaginarse. He hablado, dialogado, discutido y peleado en audiencias y fuera de ellas por los derechos de mis clientes mucho más de lo que ellos mismos pueden saberlo o reconocerlo, he escuchado a más mujeres llorando por los alimentos que sus maridos no les pasan a sus hijos y por los maridos por los regímene de visitas que sus ex-exposas no les permiten también con sus hijos,. mucho más de lo que yo misma hubiera imaginado intervenir. He tenido que mediar dividiendo bienes conyugales, que iban desde siete u ocho locales y una vivienda pasando por las mesitas de luz y terminando con las cucharitas!! Sí, porque hasta por las cucharitas se pelean los matrimonios que están divorciándose!! Si alguien vio la Guerra de los Roses, la película norteameriana, no dude que tiene un 99% de realidad. Eso sin contar los domingos en que el teléfono me despertaba para salir corriendo a una comisaría porque una mujer había sido golpeada, o lo más fuerte que me pasó en el ejercicio de la profesión, haber sido golpeada por una abuela, la parte contraria del juicio por supuesto, tirada de los cabellos e insultada delante de la mismísima policía y el oficial de justicia en una diligencia donde el mandamiento de la jueza ordenaba la entrega inmediata de una menor a su padre, ya que acababa de morir la mamá y la abuela materna se negaba a la entrega. Ese día salí de mi casa a las 7 de la mañana y volví a las 8 de la noche, previa estadía en la comisaría desde las 2 de la tarde, sin poder irse porque debían declarar infinidad de testigos, ya que hubo golpes de todos los tamaños y colores.
Y bueno, para contar hay mucho en diez años de profesión ininterrumpida y ejercida todos los días. No fue muy agradable el sabor que me dejó todo eso, salvo el recupero de la menor con su padre y algunos cuantos conflictos familiares resueltos que hoy todavía se me agradecen, lo demás no fue muy motivador, no era edificante y para terminar tampoco todo lo redituable que se pueda imaginar. Porque todo abogado que ejerza y litigue en el fuero de familia sabe que es el más traumático de los fueros, pero el peor pago. No solamente no se puede cobrar mucho extrajudicialmente, ya los honorarios regulados en juicio son bajos cuando a veces ni siquiera los regulan, hay que pedirlos.
 En fin, que este es un día del abogado, donde me replanteo mucho el ejercicio de una profesión que en algunos aspectos hasta parecce insalubre y que, no lo he contado aquí porque da para una entrada mucho más extensa y profunda...tiene además en su contra el deplorable estado de la insitución justicia por lo menos en la provincia de Buenos Aires. Donde la mayoría de los juzgados se hallan saturados y donde el nivel de corrupción y connivencia con las partes al solo efecto de beneficios personales es más que alto.
 Entonces, una a veces se encuentra incrustada en un medio hostil donde nos movemos como en la selva, ganará sin duda el más fuerte, no el que tenga razón y sea justa su causa, no, el más fuerte, el que tenga más poder y más conexiones en las altas esferas judiciales y políticas.
 Y como una llega a una edad de la vida en la que ya no cree en las hadas, en los gnomos y menos aún en que una golondrina hace verano sola, entonces decide, como yo quizás  otras, trabajar el derecho desde una óptica más bien doctrinaria, desde un punto de vista casi docente y entonces así, gana menos aún pero ahorra en terapia y entonces se transforma en una hormiguita laboradora al extremo pero escondida en su hormiguero rodeada de libros y jurisprudencia para armar demandas y escritos que otros firmarán y acudirán a sus audiencias, este cambio, que no conlleva la totalidad de lo que debe ejercer en la profesión el abogado, a veces lo amerita la propia salud del letrado en cuestión. Este es mi caso.
Por eso hoy mi sentires son orgullo por el logro de un título universitario que tanto deseaba mi padre y al fin no pudo verlo, al principio, frustración luego por tanto trabajo, tanto esuerzo y tan poca retribución no solo material sino emotiva y resignación al final por terminar haciendo lo que no hubiera querido, la ausencia de enfrentamiento, el alejamiento del ámbito tribunalicio. Aunque así por lo menos continúo inmersa aún en aquellos conceptos que aprendí hace ya años en aquel edificio que era mi segundo hogar, la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, institución a la cual le estoy agradecida, porque es pública, como lo fue toda mi educación  y con la cual todavía me siento obligada a devolver todo lo que me dio, a pesar de los avatares de esta profesión con la cual demasiadas veces para mi gusto tengo una enfermiza relación amor-odio..Y bueno... tal vez... no debería  esperar mucho más después de años de litigar en el siempre criticado pero nunca suficientemente considerado, ni bien ponderado...fuero de familia? verdad?

Melan

jueves, 27 de agosto de 2009

Metas buscadas en una vida no pensada por nosotros...


Cómo se hace para elevar el alma y que llegue hasta cielos más altos? Cómo hacer para mudar nuestros sentires, transformarlos, mutarlos en lo que quisiéramos que todo nuestro ser sienta y disfrute? Cómo hacerlo en medio de los inconvenientes cotidianos, de las presiones mundanas, de las obligaciones que como seres integrados a la sociedad tenemos? ¿Cómo hacerlo? Esta es una pregunta que viene a mi mente casi diariamente cuando todo lo antes dicho me supera, me satura y mi alma me pide a gritos, Dana quiero paz! Hacé algo o no hagas nada pero tengamos paz!! Si, claro ella me lo dice y soy yo, mi mente y mi cuerpo quientes tenemos el trabajo de ofrecerle a mi alma esta paz....o ...no..no es así..., no será a la inversa? No será nuestra alma, nuestro espíritu el que primero tiene que disponerese a poner a todo nuestro cuerpo, mente incluida en un espacio claro, sosegado, integrado sólo con la naturaleza y en abierta y amplia conexión con ella o él, alma o espíritu digo?
Creo que la hipótesis con la que comencé esta entrada no es la correcta, creo que a medida que pasaron los minutos, pude ir dándome cuenta que es el alma, y después la mente la  que gobiernan nuestras acciones y nuestras reacciones y que si digo basta!! tiene que serlo porque es una orden que mi cuerpo necesita para parar, para detenerse, para mirar alrededor y darse cuenta que no vale la pena, que lo único que vale la pena es la vida que llevo en mis venas, es la tierra que piso, es el sol que me ilumina, la luna que que me aclara la noche, los capullos de la magnolia que están abriéndose frente a mis ojo y no los miro! los brotes nuevos de la parra que les mostraba a mis hijas enseñándole el ciclo de la vida vegetal y que ahora ni me entero! Son los pájaros que ya cantan con nuevos bríos porque en esta parte del mundo está llegando la primavera y todo el entorno se empieza a vestir de verdes y colores diversos...pero yo no los estoy disfrutando como el milagro que es, porque claro...estoy siempre ocupada en otras cosas, menos importantes perro siempre más urgentes. Es entonces donde debo recordar de que soy parte de "ese" todo, de este mundo natural al que vine como ser natural que soy y que lo demás, todo lo demás, es creado por el hombre...porque necesitaba crecer es cierto, porque necesitaba protegerse también es cierto, porque necesitaba proveerse de los bienes indispensables para su supervivencia...Pero es en este punto donde me pregunto? No lo hemos logrado ya? no le alcanzaron al hombre millones de años de vida en el planeta para lograr lo que necesitaba cuando por primera vez se puso en pie y comenzó a caminar con sus dos, ya no patas, sino piernas? Si analizamos esta pregunta muchos dirán : "y...siempre, siempre vamos a necesitar algo nuevo...es el progreso...es la ciencia..." otros dirán..."y bueno se producen nuevas necesidades y por lo tanto buscamos proveernos de los elemntos necesarios para cubrir esas necesidades", Y entonces yo vuelvo a preguntar: ¿veraderamente hemos necesitado toooooodo lo que tenemos? ¿es absolutamente necesario tener todo lo que tenemos o lo quem al menos aparentemente,  todavía nos falta y por eso corremos deseperados a  lograr metas para poder alcanzar esas, para mí "pseudo necesidades"? ¿no está claro que la mayoría de ellas nos han sido impuestas por una sociedad industrializada necesitada de aumentar sus ingresos y por lo tanto la frase de Aldoux Houxley en su libro Un Mundo feliz se ha hecho realidad "más vale tirar que tener que remendar, más vale tirar que tener que remendar"?, frase que según el autor le repetía un micrófono a los bebés durmiendo en sus cunitas en inmensos dormitorios donde criaban a los recién nacidos de probeta, era un mundo donde no existían las madres.. Muchas veces pienso que Houxley fue más que un escritor o filósofo un visionario, el mundo, la vida actual cada vez es más parecida a su libro. Y en este mundo, en esta sociedad, cada vez el ser humano se aliena más, sucumbe cada  hora, cada día más a un orden preestaablecido, del que nada tuvo que ver, del cual no le preguntaron si así lo quería vivir o no, y entonces sigue, de una manera inerte caminando o mejor corriendo desesperado pero como un autómata a lograr las quimeras, que nunca fueron su creación, las necesidades propias e individuales de su alma, desconectándose de esta manera de lo que fue su origen, la naturaleza, el mundo virgen al que nuestros ancestros vinieron y de lo cual nosotros ya casi lo hemos perdido todo.
 Un regreso a la naturaleza, a nuestro propio yo, a las necesidades que bien sabemos cuáles son en realidad, a esas que cuando nos faltan, y parecían nimiedades, nos damos cuenta qué importantes eran y qué poco vale todo el resto que nos rodea.
 Un regreso a los orígenes quizás necesitamos, una unión aunque sea minutos al día con nuestro ser más profundo, con el universo, y para los que somos creyentes una unidad con Dios, luz incandescente de la que somos una leve chispa, pero que a veces sentimos que se apaga y no es Él, somos nosotros los que la apagamos, porque siempre las obligaciones, las responsabilidades, las presiones, no dejan lugar a ser lo que somos en realidad...seres humanos formando parte de la naturaleza en un todo con el universo y con Dios para los creyentes y no meros consumidores de producstos fácilmente deschabeles que harán que muy pronto necesitemos un nuevo producto igual pero supuestamente mejor que durará menos aún...y así sucesivamente hasta el final de nuestros días, en que nos demos cuenta, que todo eso era baratija, que perdimos la joya más auténtica, la perla cultivada en el mar,  cuando ya no haya tiempo de cambiar casi nada.

Melan

Un tropezón fue caída

Y la torpeza? de qué es producto? dónde nace? cuál es su origen? Valdrá la pena averiguarlo? Todas estas preguntas vienen a cuento porque ayerr cometí una torpeza en el andar cotidiano de mi casa, me caí y me golpée bastante la cara, al punto de hoy no poder ver de un ojo. Y fue torpeza, apuro, creer que uno lo puede todo al mismo tiempo, que todavía tengo 20 años y puedo hacer 20 cosas al mismo tiempo...y no...soy mujer, como todas nosotras he nacido con el don de poder hacer varias cosas al mismo tiempo, pero eso también se reduce con el paso del tiempo y luego, bueno...se producen las consecuencias.
 Lo único de posistivo que me trae esta circunstancia de estar toda magullada pero sobre todo de tener el ojo totalmente cerrado por el hematoma, es poder comprender a las personas que en forma permanente no ven de un ojo o inclusive a los que no ven nada. Y eso trae como consecuencia también valorar mucho esto que tengo, aunque devaludada, pero tengo que es la vista...hoy la extraño tanto...Escribo con un solo ojo y seguramente aparecerán aquí faltas dactilográficas, pero estoy segura que sabrán comprender, como también con esto que les conté les sirva a ustedes tamabién para valorar todo las funciones y sentidos de nuestro cuerpo a aquellos que tenemos el privilegio de teneros y a los que no...comprenderlos más aún sobre todo en sus necesidades en la sociedad, en el mundo que nos rodea. Yo hoy por ejemplo no podré salir a la calle, pero será un par de días o tres o cuatro, pero nada más. Ellos en cambio tienen que adaptar su vida a un mundo hecho para videntes y el mundo debiera estar hecho en todos lados para todos los seres humanos, no les parece?

Melan

domingo, 23 de agosto de 2009

LA IGNORANCIA ES SIEMPRE PRODUCTO DE LA PROPIA IRRESPONSABILIDAD?

Quizás muchos (si es que hay alguno) de los que lean mi entrada anterior digan para sí: "¿Pero esta mujer no sabía que Crepusculario fue el primer libro de Neruda, sobre todo si lo admira tanto?" Lo digo porque acabo de "tocar el tema", para decirlo finamente, con mi hija. Le cuento lo que acabo de descubrir incluso algo más que encontré googleando pero que no sé por qué motivo no hay forma de poder postearlo. Algo que realmente me hizo sentir emocionada, porque yo, no me avergüenza decirlo, a pesar de conocer la biografía de Neruda, como casi toda su obra y admirarlo hasta saber algunos de sus poemas de memoria, no estaba enterada que Crepusculario fue su primer obra y que fueron esos los versos de su adolescencia. Al año de su fallecimiento, yo tenía 21 años y me encuentro con ese librito modelo pocket y lo leo y lo encuentro distinto a los poemas de amor ya consagrados. Pero no sólo los leí y los disfruté sino que también, a pesar de los rayones infantes que esta hija adulta que hoy tengo le haya hecho, yo lo conservé y hoy casualmente, además de revisar cuáles de los poemas allí publicados iba a subir a mi entrada, leo por primera vez en 35 años esa nota que me desazna de lo valioso de este libro.
Todos los sentimientos que hasta hace un rato primaban en mí, el placer de leer a Neruda, la sorpresa de enterarme (más vale tarde que nunca no?) este dato que quizás para muchos es comúm, y además el de encontrar en google una nota de un diario chileno que no pude de ninguna manera incluir en mi entrada porque creo tiene algún problema el enlace, pero que fundamentalmente me emocionó porque es un crítico que en el año 1923 analiza este primer libro del gran maestro con una mirada realmente visionaria, más allá de algunos detalles. Además, publica también allí uno de mis poemas preferidos que es Inicial, porque me produce una gran ternura imaginarme a un Neruda adolescente, disculpándose porque sus rosas no son pomposas ni fragantes, advirtiéndole al caminante que son las rosas de su desconsolado jardín adolescente.
Indudablemente yo elegí perfectamente el nombre de mi blog, y en alguna otra entrada creo haberlo dicho, los sentires, los sentimientos, se aglutinan, se empujan entre sí en mi espacio vital y logran muchas veces empañar mis emociones más bellas de tal forma que en pocos minutos todo en mí se trastoca y de sentirme feliz o algo parecido, paso nuevamente a la tristeza, a la amargura, al desasosiego. Es muy posible que como dice mi hija yo esté excesivamente sensible, es posible...aunque también es posible que ella no tenga demasidada consciencia de sus respuestas o de su modo de entablar una conversación conmigo. Indudablemente somos generaciones distintas y no vemos ni a las personas, ni a los acontecimientos, ni a las reacciones que un hecho pueda provocar en la otra de la misma manera. En realidad creo que yo sí sé qué puede hacerle mal y qué bien y actúo en consecuencia....pero claro, yo soy su madre y tengo algunos cuantos años más y de última dicen que así debe ser, nosotras.... las madres seguramene los vamos a comprender más que ellas a nosotras...Solamente que a veces una piensa y hasta cuándo será así? ¿Nunca va a comprenderme ya? ¿Esto fue todo? Una hermosísima niñez, una agradable adolescencia, una parecía llevadera convivencia en su juventud y mi madurez y ... ahora qué? A veces me da la impresión que se acabó mi lugar en su vida, ya no quepo, estoy de más...y eso...bueno...eso mejor dejarlo para otra oportunidad,
Es que quise compartir estos sentires quizás ingenuos por mi asombro, y qué encuentro? Tan sólo una pregunta: "¿Pero a vos no te enseñaron en el secundario, en literatura todo eso?" No, le dije, no, yo en estos temas soy una autodidacta, soy universitaria pero en otra área, y en la escuela secundaria estudié comercial, tuve un solo año literatura, en cuarto año y le conté para su conocimiento que terminé la materia con diez absoluto. Estaba dicho, yo debía seguir filosofía y letras como había pensado no esta profesión que seguí y que logró cansarme.
Además, también le conté por si no lo sabía o lo recordaba... que debería porque ella sigue la misma carrera univesitaria que yo y eso hay que saberlo desde el primer año, los períodos presidenciales...y si cuenta bien, porque lo sabe, se tiene que dar cuenta que yo hice mi secundario en pleno gobierno totalitario, de facto, gobernaba el dictador Onganía y por supuesto...aunque hubiera estudiado bachillerato, jamás me hubieran enseñado la obra y la vida de Neruda, si estaba exiliado en Francia justamente por sus ideas que tanto en Chile como en Argentina eran como si fuese lepra, la izquierda. Todo aquél que pensara diferente a los regímenes totalitarios que gobernaron esta parte del mundo en aquellos nefastos años y si peor aún eran izquierdistas, no se les reconocía sus talentos, aunque sólo hablaran de amor, que por supuesto no es lo único que hizo el gran Pablo Neruda en pos de la libertad y la democracia en su país.
En definitiva, aquí estoy desanimada y triste, porque no pude compartir mi alegría y porque no estaba enterada que Crepusculario fue la primera obra de mi ídolo en la poesía.


Melan

CREPUSCULARIO. HELIOS. PABLO NERUDA.

INICIAL




                 He ido bajo HELIOS, que me mira
                   sangrante
                 laborando en silencio mis jardines ausentes.


                 Mi voz será la misma del sembrador que cante
                  cuando bote a los surcos siembras de pulpa
                      ardiente.


                Cierro, cierro los labios, pero en rosas tremantes
                se desata mi voz, como el agua en la fuente.


                 Que si no son pomposas, que si no son fragantes,
                 son las primeras rosas -hermano caminante-
                 de mi desconsolado jardín adolescente.








GRITA




                 Amor, llegado que hayas a mi fuente lejana,
                 cuida de no morderme con tu voz de ilusión;
                 que mi dolor oscuro no se muera en tus alas,
                 que en tu garganta de oro no se ahogue mi voz.


                               Amor -llegado que hayas
                               a mi fuente lejana,
                               sé turbión que desuella,
                               sé rompiente que clava,


                            Amor, deshace el ritmo
                             de mis aguas tranquilas:
              sabe ser el dolor que retiembla y que sufre,
              sábeme ser la angustia que se retuerce y grita.


                            No me des el olvido.
                            No me des la ilusión,


           Porque todas las hojas que a la tierra han caído
           me tienen amarillo de oro el corazón.


                           Amor -llegado que hayas
                           a mi fuente lejana,
                           tuérceme las vertientes,
                           críspame las entrañas.


         Y así una tarde -Amor de manos crueles-,
         arrodillado, te daré las gracias.


                         
POEMA DE DIEZ VERSOS


          Era mi corazón un ala viva y turbia
           y pavorosa ala de anhelo.


          Era Primavera sobre los camos verdes.
          Azul era la altura y era esmeralda el suelo.
      
          Ella -la que me amaba- se murió en Primavera
          Recuerdo aún sus ojos de paloma en desvelo.


          Ella -la que me amaba- cerró los ojos. Tarde.
          Tarde de campo, azul. Tarde de alas y vuelos.


          Ella -la que me amaba. se murió en Primavera
          y se llevó la Primavera al cielo.




                                  Pablo Neruda


Buscando no sé qué en mi mesita de luz, me encontré con este librito, en el sentido literal de la palabra en cuanto a su tamaño físico, (130 páginas en un ejemplar de 10 por 20 cm), pero inmenso en cuanto a la obra y su autor. Recuerdo haberlo comprado hace ya muchos años y haberlo leído de a poco, le faltan las tapas y hasta tiene los primeros intentos caligráficos de mi hija menor, se llama HELIOS, es de la colección CREPUSCULARIO y es de mi poeta preferido, PABLO NERUDA.
Quise que él me ayudara a dejar hoy en mi amalgama un sentir pero no propio, quise dejar sus sentires y así buscando encontré tres de los tantos poemas del gran Pablo que me gustan. Se los he transcrito.
Pero lo más particular de este encuentro, es que por primera vez leo la nota final y me encuentro con datos que no imaginaba que estaban allí, que me aclaran la pregunta que siempre me hice cuando leía algunos de estos poemas, las diferencias importantes pero interesantes también con su obra posterior, la de los Cien poemas de amor o la de Veinte poemas de amor y una Canción  desesperada. Esos que son los más conocidos. Ahora lo comprendo...Voy a copiar esta nota y ustedes mismos sabrán como yo por qué son distintos...pero al mismo tiempo ya llevaban su esencia, esa que lo hizo grandioso. Sólo leer Helios y ya es enamorarse...y pensar que yo no quería dejar mis sentires, leer a Neruda y no sentir es no ser humano. Dana.


CREPUSCULARIO. HELIOS.  NOTA.


* Crepusculario -la palabra es inventada- tuvo su primera edición en el año 1923, en la editorial Claridad de Santiago de Chile. Fue un libro de formato más bien pequeño, apaisado, impreso en un grueso y tosco papel más cerca del gris que del blanco. Constaba de 180 páginas sin numerar y bajo el títulao traía la fecha: 1919, queriendo decir que incluía poemas escritos a partir de ese año. Ediciones posteriores traerán como fecha 1920-1923. La segunda edición en 1926, trae algunas modificaciones de importancia y la dedicatoria: A Juan Gandulfo este libro de otro tiempo.
* Mese antes que Neruda viajara de Temuco a Santiago, recién recibido de bachiller, la revista Claridad, órano de la Federación de Estudiantes de Chile, publica el 22 de enero de 1920 un artículo del crítico chileno Raúl Silva Castro en el que anuncia Helios como el primer libro de un poeta moderrno "individualidad que no halla acomodo y busca soluciones. Neruda tenía entones 16 años. Helios estaba escrito en cuaderno de colegio. En otro estaban las ínsulas extrañas, Los cansancios inútiles, conjuntos de poemas que escribiera por esos años y que se anunciaron sin llegarse a publicar.
* Laura Reyes, hermana de Pablo Nwruda, tiene en su poder algunos de estos cuadernos. En uno de ellos, enre traducciones de diversos poetas hechos por el propio Pablo, están: Pantheos, Sensación de dolor, Campesina, Maestranzas de noche y El Nuevo soneto a Helena que integrarán Crepusculario.
* La parte cenral de este libro lleva por subtítulo "los crepúsculos de Maruri. "Nadie me ha preguntado -dice Neruda con picardía en sus memorias- qué es eso de Maruri. En la calle Maruri 513 terminé de escribir mi primer libro. Escribía dos, tres, cuatro y cinco poemas al día. En las tardes, al ponerse el sol, frente al balcón se desarrollaba un espectáculo diario que yo no me perdía por nada del mundo. Era la puesta de sol con grandosos hacinamientos de colores, con repartos de luz, abanciocos inmensos de anaranjado y escarlata".
* La primera edición de este libro la costeó su autor vendienddo para ello sus escasos muebles, su traje negro y el relo de oro que le regalara su padre al abandonar la provincia. El libro lleva un retrado de Neruda hecho por Juan Francisco González (hijo), un dibujo de Barak que ilustra el poema El castillo maldito, un grabado de Peltier y un antiguo dibujo del poeta Pedro Prado.


                                                                                                                                 M.A.
                                                                                                                      (Margarita Aguirre)


Fuente: Helios. Crepusculario. Editorial Imprenta de los Buenos Aires. 12 de julio de 1974.
            La obra que ilustra esta entrada pertenece al artista plástico argentino Carlos Alonso.

  Melan

sábado, 22 de agosto de 2009

Realidad presente



La realidad cotidiana, la inmensa cantidad de sensaciones que tengo a lo largo del día, el orgullo  de lo logrado, como la insatisfacción de lo frustrado, los dolores del alma, como alguna alegría también, las necesidades de quienes me reclaman y mi propia y añeja relación con el trabajo y la vida, más allá de todos los golpes, de imborrables catástrofes, todo ello amerita esta decisión en esta tarde gris..., como dice el tango... de sábado.
A veces hay gente que me hace pensar más profundamente sobre mí misma, que me devuelve a la vida y a la realidad que aunque me resista es omnipresente, la realidad actual, las obligaciones de este tiempo, como las necesidades de esta etapa y los placeres que en este presente,  necesito y debo tener.
Mi trabajo, mi profesión, es una de ellas, es mi realidad y a pesar de todo, con ella debo continuar, con sus vaivenes, con sus negatividades, pero es lo que elegí y debo seguir, aportando mi granito de arena para mejorarla, de lo contrario siento que sería mejor abandonarla y eso no voy a hacerlo, mucho costó llegar a ella, muchos años, días, horas de esfuerzo denodado y sacrificios de bienpasar fueron necesarios para llegar hasta aquí.
Mi familia, pequeña, rota, desmembrada pero familia al fin, de ella debo seguir preocupándome, estar atenta y apoyarme en sus brazos, me necesitan y las necesito, juntas podremos continuar este camino que nos tocó y será menos sinuoso.
Mis pertenencias, mis pequeñas cosas, las que me dan la posibilidad de concretar mis necesidades desde las mínimas hasta las mayores, a ellas tampoco las puedo abandonar, las extrañaré si las pierdo, me apegué a ellas, también las necesito, debo cuidarlas, protegerlas.
Y por último mi propio yo, las necesidades y cuidados de mi cuerpo y de mi alma, esas que hacen que podamos vivir más cerca de todo y de todos, esas que hicieron de nosotros un ser social, porque lo fuimos desde que nacimos, porque lo fueron nuestros padres y porque vinieron con nuestros ancestros....la socialización, pero no la mera sociabilidad laboral o circunstancial...no..., la otra, la que nos separa y aleja de la soledad continua, la que nos acerca al otro, la que nos introduce en el mundo y nos hace formar parte de él, protagonizarlo, vivenciarlo en su multiplicidad y en su totalidad y de esa manera comprenderlo mejor aún.
Es esta forma de vida, ésta manera de sentir, esta viabilidad la que no debo perder, la que no tengo que permitir que se me escape de las manos como arena seca, porque soy una mujer, porque soy un ser humano, porque todavía tengo mi mente lúcida y mis manos sanas ... y fundamentalmente...porque aún...estoy viva...


Melan

Inicio


Es sábado, la tarde temprana está inflamada de grises... lo está? o son mis ojos que hoy ven monocromáticamente? No, está gris y callada para la hora, y para este día que es normalmente bullicioso. Es que el mundo también te recuerda? Creía que te habían olvidado...parece que recordaran este día y se hubieran sumido y amalgamado en mi misma melancolía. Hasta ayer la primavera notábase cercana, el sol asomaba tibio y los capullos de la magnolia comenzaban a despertarse, hoy no, hoy todo volvió a vestirse de invierno y es que no podía ser de otra manera... si hoy se inicia el recordatorio de tu pequeño calvario hija mía. Pero mirá...ya ese día Jesús estuvo a tu lado y nunca te abandonó...ahora ya estás con Él para siempre...

Melan

viernes, 21 de agosto de 2009

22 de agosto


Y al fin llegó el día, el del mayor dolor, o dicho apropiadamente el día que comenzaba el dolor que duraría cuarenta y dos días tan solo, para convertirse en octubre en el peor de mi vida, en el que quedé mutilada, en el que mi corazón de partió en dos y nunca, nunca más volvió a cerrarse esa herida inmensa.
Llegó como todos los años, desde hace quince, en el medio de este invierno que casi se quiere transformar en primavera, pero que aquel año se hizo primavera en pleno tan sólo afuera de las ventanillas del Garrahan, adentro seguía siendo invierno y un día llegó la noche y no se fue nunca, porque ese día partió, si partió para siempre, y está en mi corazón y le prometí que volveríamos a vernos...que se fuera en paz, que Jesús estaba a su lado, pero no sé cuánto falta y mi dolor es muy grande, tanto como mi amor a ella, a mi nena, a mi primera hija, a ella que solo tenía dieciseis años...
No quería contar esto en este blog, había decidido no hacerlo, pero este sitio es una amalgama de sentires míos y hoy más que nunca mi sentir está a flor de piel y de aquí no voy a reprimirme nada de lo que necesite decir sobre este hecho que marcó mi vida y la dividió en un antes y un después de la partida de Noé.
Hoy sólo comenzaba el vía crucis, hoy apenas conocí sin tomarla todavía el peso de la cruz, la cargué hasta la sepultura de mi hija y allí creí desfallecer, pero no, siempre pienso lo mismo...por qué los seres humanos somos tan fuertes? A veces no queremos serlo, a veces sería mejor no poder soportar tanto, pero este envoltorio de huesos y músculos y piel, aguanta mucho más de lo que nosotros quisiéramos a veces. Por eso cuando me dicen, ayy... no yo no hubiera aguantado...yo me hubiese muerto...los miro sin rencor y sólo pienso...ni vos sabés hasta dónde llega la capacidad de supervivencia del ser humano. Estamos hechos para vivir, no hay duda...salvo cuando Dios nos envía a algunas pocas un ángel...entonces ese ser, se irá pronto, como la mía y como tantos otros niños y jóvenes que ya partieron y pueblan el hogar celestial.
Desde hoy comienza la peor etapa de mi año, siempre fue así desde el '94, siempre trato de que no lo sea, casi nunca lo logré. Este año tengo este blog, este año quizás pueda desahogarme de una manera que no sea llorando sin cesar, este año a lo mejor... sea el último...


Melan

¿SERÁ JUSTICIA?


Viernes, buen día el viernes, es el comienzo del descanso, el inicio de una pequeña etapa que siempre nos imaginamos pletórica de buenos momentos, de placeres de todo tipo, de descanso.
Yo en cambio no vivo así los viernes, para mí el viernes actualmente no es nada más que un día más de la semana y algunas veces como hoy, con quehaceres sin terminar, con presiones que nunca acaban, con esa sensación interna de cuándo por fin podré terminar con este tema! me cansa!
Era bueno que sea viernes cuando trabajaba en relación de dependencia, el trabajo quedaba allá, en la oficina y yo no volvía a acordarme de él hasta el lunes a la mañana en que me sentaba nuevamente en mi escritorio. Esa es la gran diferencia de trabajar así y de tener como actualmente y desde hace ya unos años, una profesión independiente. Es como si uno llevara el trabajo encima en cualquier momento y adonde vaya.
En los años que llevo haciendo esto recuerdo haber traajado de madrugada, domingos al mediodía y levantándome de la cama sólo por un llamado de trabajo, cambiarme apurada y salir corriendo a conseguir un remís para acompañar a una cliente a la comisaría..., otra vez un domingo a las once de la noche e infinidad de feriados en distintos y desubicados horarios.
Por eso hoy día los viernes no tienen para mí el mismo sabor a comienzo de descanso y a inicio de divertimento o placer edificante, como un cine o un teatro o quizás tan solo una película en el dvd.
Termina la semana es cierto, pero ya hice un llamado y deberé repetirlo a las seis de la tarde, me llevará por o menos 45 minutos convencer a quien llamo la manera de que se realice un régimen de visitas de sus hijos a su padre. Más tarde deberé preparar escritos que me quedaron pendientes de este mismo caso para poder tenerlos listos y llevarlos a 200 km de aquí el lunes o el miércoles. Todo esto previo paso por oficinas públicas atestadas de gente, nerviosos todos, por la lentitud, por la ineficacia, por la incompetencia, por la ausencia total de "ganas" de trabajar, de lograr algo por lomenos  y harta yo de esto que ya no considero ni una profesión independiente, porque no lo es, porque es esclava de muchos factores y ni siquiera un trabajo porque los ingresos ya son demasiado magros.
A veces cuando veo en las noticias algunos de mis colegas enfrentano las cámaras y agrandadísimos porque aparecieron en tv y comienzan a ser mediáticos, me pregunto si tienen idea de hasta dónde van a llegar con esa carrera alocada en la búsqueda de la riqueza y la fama, ergo...el poder, pero nunca, casi nunca la maduración, la excelencia, el propio crecimiento, la ética y el prestigio ganado con todos estos valores.
Es una lástima ver a integrantes de una institución que debiera ser ejemplo de honor, equidad y ética, vapuleada y manoseada por integrantes incompetentes, inadaptados, inmaduros y totalmente incapaces de llevar adelante una tarea que necesita más que ninguna de hombres probos, justos, equitativos, experimentados, conocedores de la ley pero sobre todo conocedores de la sociedad en su conjunto y aptos para presidir, ejercer, aplicar, demandar  y hacer nada más ni nada menos que... justicia.
Dígnese V.S. tenerlo presente, y provéase de conformidad que, haciéndolo...SERÁ JUSTICIA. (Alguna vez...¿se hará justicia...?)

Melan

jueves, 20 de agosto de 2009

Noche




Los sentires se atropellan conforme va pasando el día, mutan, se trastocan, duelen, y a veces...recalan en el sueño. Los sentires son tantos... pero cuando llega la noche, no sé por qué raro misterio se vuelven lentos, pachorrientos, como si la oscuridad detuviera sus energías y de hecho seguramente lo hace. Por eso me gusta la noche, es nuevo para mí esto de vivir la noche, de disfrutarla, de saber que sólo somos ella y yo y su inmenso silencio, ese que me atrapa, ese que quisiera durara infinitamente. Hace un tiempo ya que prefiero el silencio, lo prefiero a todo hasta a la música que antes me atrapaba con el Nano o Silvio.


Seguramente es este estado emocional que perdura en la tristeza, en la soledad, que no quiere dejarlas y que se alimenta de palabras, de noches cerradas y silentes y de malos versos.


O quizás...quizás no sea nada de eso, quizás es que por primera vez soy libre de vivirla, quizás estoy disfrutando un placer desconocido mucho tiempo para mí. Un placer que no era posible y me hicieron creer que hasta era anormal o inmoral...ja...y quien me lo hizo creer me obligaba a vivir esclava de los relojes, sí los relojes dominaban mi vida, sus horas, sus minutos, sus segundos, y sus alarmas!! Dios!! sí, sus alarmas, atraparon mi vida tanto tiempo... cómo pude menoscabar tanto mi libertad? ¿cómo no me dí cuenta que no estaba viviendo? ¿que aquello era una mera supervivencia? Oooo....sí ...me daba cuenta, pero privilegiaba otros valores, y de algunos de ellos no me arrepiento, de mis hijas, quizás del único que no me arrepiento haber vivido una vida con tanta estructura, tanto límite, tanto tiempo controlado, tanta sincronización...Sólo por ellas valió la pena, sólo por ellas volvería a hacerlo, pero estoy segura que igualmente sería mucho menos dramático y esclavizante.


Por eso ahora, amo mi libertad sin relojes y mis noches largas como el hastío, y mis sueños cargados de imágenes y de historias y de recuerdos... Antes nunca soñaba...no le daba tiempo a mi mente! Apenas si podía descansar un poco, pero nunca llegaba el sueño REM, la pobre aguantaba igual, por todo esto ahora disfruto la libertad conseguida, que puede llamarse soledad también, pero que para mí es elegida y diáfanamente disfrutada...


Creo que dado el tema ... ameritan estos geniales versos del gran Neruda no?



Pablo Neruda: Puedo escribir los versos más tristes esta noche


Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Escribir, por ejemplo: "La noche está estrellada,

y tiritan, azules, los astros, a lo lejos."
El viento de la noche gira en el cielo y canta.
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Yo la quise, y a veces ella también me quiso.
En las noches como esta la tuve entre mis brazos.

La besé tantas veces bajo el cielo infinito.
Ella me quiso, a veces yo también la quería.

Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.
Oir la noche inmensa, más inmensa sin ella.

Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.
Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.

La noche esta estrellada y ella no está conmigo.
Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.

Mi alma no se contenta con haberla perdido.
Como para acercarla mi mirada la busca.

Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.
La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.

Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.
Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.

Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.
De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.

Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.
Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.

Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.
Porque en noches como esta la tuve entre mis brazos,

mi alma no se contenta con haberla perdido.
Aunque este sea el ultimo dolor que ella me causa,

y estos sean los ultimos versos que yo le escribo.
Melan


La obra plástica es del pintor de realismo mágico Rob Gonsalves

invierno eterno




Setiembre está cerca

puede verse, sentirse, olerse.
primavera viaja con él y todo su ornamento
que amalgama la tierra de colores y aromas
en esta parte del globo y para quien quiera sentirlos.
Antes del diluvio, de la devastación que alimentó mi alma de dolores,

amaba esa unión, setiembre y primavera... y la amábamos juntas...

No ya no, no ahora, no en este tiempo de tu ausencia,
de espera e incompleta vida.
Sí, los veo y los sigo inerte desde mi ventana

Anhelando un infinito invierno

semejante a tu almohada terrosa

donde cae la lluvia y se desparrama el viento sin fronteras
donde el agua se escurre hasta el fondo de tus huesos,
ellos ... los que yo alimenté en mi vientre,

Si vos, mi primogénita, estás viviendo el invierno,
y si ya no podés levantar tus manos hacia la calidez del día

y ni el sol y sus tibios rayos rozan tu piel,

y si brotes nuevos de antiguas vides ya no nacen para vos,

ni la magnolia te muestra sus nuevos capullos...

Entonces, desaparece primavera, buscaré a invierno eternamente,
en tu tumba, dentro de ella
apoyaré mi cabeza helada junto a vos...
y yo también entonces, dormiré a tu lado...

hija mía.




Melan

miércoles, 19 de agosto de 2009

Mail II


Le contesté el mail, porque no aguantaba, las palabras se salían de mis labios y en el pecho sentía una profunda angustia. Me decidí y lo hice, no puedo ser sintética, casi nunca, y volqué todo mi amor pero también todos mis reproches. En una carilla de mail le recordé nuestra historia del principio al fin, y no fue corta, es una historia muy larga. Mientras lo hacía las lágrimas no cesaban de caer, si hubiera sido carta de papel no hubiera podido enviarla. La terminé con un beso, la envié y me quedé llorando más desconsolada aún.

Comencé a hacer la cena, me preparé un té, reinicié la máquina que no quería andar y cuando volví a hotmail, ahí estaba...su nombre reluciente, con ese misterio que tiene un mail cuando uno sólo ve el nombre de quien lo envía y no está abierto todavía... Pocas veces me resultó tan grato ese momento, hubiera querido alargarlo, que perdure más en el tiempo, porque es muy raro que él conteste algo tan pronto... Al fin, no aguanté y lo abrí... Dulce mío, amor de mi alma, me pedía disculpas, me decía que yo tenía razón en todo, salvo en que para él también fue importante nuestra historia y terminó pidiéndome por favor que no llore, esa frase me hacía llorar aún más, y al no poder abrazarlo a él o siquiera acariciarlo, lo hice a su nombre escrito en el monitor, llamándolo con el diminituvo que siempre usé con él.

Y eso fue todo. Porque eso será todo. Esto de hoy fue tan solo un desahogo de amor, pero no va a haber nada más, de eso estoy segura, no hay vuelta atrás, no hay retorno para esta relación, el amor sigue, pero la vida de cada uno también y ya está comprobado que nunca serán un solo camino, aunque a veces... como ahora...se acerquen apenas...

Me dejó dos besos para antes de dormir... hoy querré irme a dormir temprano, muy temprano y si sueño con él...ya no se lo contaré.


Melan 

Mail



Y al fin contestó el mail, sí, él, el hombre con quien soñé el lunes, el hombre que amo y que no veo hace ya mucho. Lo contestó, pero sus palabras fueron duras, dolientes, como dardos lanzados deliberadamente para que me duela y justamente en el corazón.


Es que hace un tiempo yo le envié uno enojada porque nunca me contestaba los mails y le dije que lo sacaba de mi lista de contactos y que no había sido en mi vida todo lo imporante que él creía que había podido superarlo y que de hecho sólo guardaba de él un cariño tierno, ese que yo tengo para las personas que amé mucho pero que ya dejaron de ser importantes en mi vida. Estaba ya en ese momento muy dolida y mi dolor derivó en enojo y quise cortar para siempre una comunicación que más parecía un monólogo que un contacto entre dos personas que alguna vez se amaron y mucho... Me sentía dejada de lado, abandonada si cabe el término en una relación que ya es meramente por teléfono o vía mail.


En definitiva, hice eso, lo borré de mis contactos de teléfono y de mail, pero no lo puedo sacar de mi memoria y menos aún de mi alma, yo moriré un día y me llevaré este amor conmigo. Es increíble todo lo que ha pasado en nuestras vidas y sin embargo yo sigo amándolo... y a veces parece que ahora lo necesito más aún.


Bien, se vengó, de haber venido a Buenos Aires, llamarme al celular y que no le conteste, y de aquél mail, pero es muy largo de explicar aquí en una sola entrada cuánto hice yo por estar cerca de este hombre en años pasados...es muy largo y no sé si conveniente...es mejor por ahora dejarlo así. Voy a contestarle pero no ahora ni hoy, me duele mucho el alma, siento deseos de llorar. No creo que él haya sentido esto que yo siento ahora cuando recibió mi mail, porque si sintiera algo fuerte, impotante por mí todavía nunca hubiese recibido aquél mail, hubiese estado atento a los míos llenos de ternura y me hubiese contestado todos con premura, porque necesitaba hacerlo. No lo entiendo... esto de ahora, también tiene una doble explicación...si yo no tuviera ningún valor para él, me hubiera ignorado como otras veces, entonces... por qué me contestó ahora? Si al fin sólo le conté un sueño? Si claro, pero al final le dije que lo amaba...y entonces? No, no lo entiendo.


Ya es tarde para que algo cambie entre nosotros, pero me gustaría saber que aunque nada pueda cambiar aún me ama, como sé que lo hizo, como lo pude comprobar... sólo eso quisiera... que me amara... sin vernos, sin tratarnos más que con un mail o un llamadito de celular... Sería bueno curar esta herida en mi corazón con una palabra de amor, sí... sería muy bueno...



Melan

martes, 18 de agosto de 2009

Perdurabilidad



Cuántos de los sentires pasados pueden perdurar hasta el presente? y aún más... sobrevivir al futuro...? La ira? no seguramente...se transforma en rencor, resentimiento y éstos, rencor y resentimiento son fuente de tanto daño... tanto dolor... propio y a veces...ajeno...La alegría? no...la alegría es siempre efímera, tan corta es su vida... generalmente muta en dulce recuerdo y la embriaguez del momento vivido se torna lúcida, entonces asoma la añoranza...y más tarde la nostalgia, que viene y va según aparece el detonante que la rescata de su mudo

refugio...La furia? nunca. Negativa y efímera, ataca unos instantes y deviene en frustración o

simple enojo, cuando no en terrible e inesperado drama... La tristeza... ayy dolorosa tristeza, puede durar y hacerse carne en el alma, largo tiempo, permanece y silenciosamente se hace soledad, quien la ha sufrido...sabe, conoce, el verdadero, auténtico dolor del alma herida...

La ternura? Noo... es dulce sí pero efímera también puede surgir instantáneamente, y su origen es ilimitado en su esencia, dura lo que dura la presencia de su objeto...asimismo la pasión...Ambas aparecen y desaparecen según cuántas veces tengamos cerca el objeto de nuestro sentir.

El odio? Quizás... el más terrible, el más impío, el más peligroso y el más perjudicial de los sentimientos, el que enferma a las almas con lo más bajo del ser humano, con sus indignidades más recónditas, con su impiedad y su absoluta malignidad, el odio arrastra a su dueño y a su destinatario...el odio, desdichado quien lo siente y lo padece...porque se padece... y no sólo es malherido quien lo recibe, es malsano sobre todo para quien lo siente.

Y entre tantos sentimientos que el ser humano puede alcanzar en su potencialidad de ser superior sobre la tierra, en lo que lo distingue de los animales, algunos no mencionados aquí

existe uno, que los supera por su universal magnificencia, por su abismal antítesis del odio, aunque equivocadamente muchas veces se diga que pueden estar muy cerca, no es verdad...es el más alejado de todos a él, el sentimiento que si abraza a los anteriores, los transforma...

que si lo sentimos somos como dioses y que quien es nuestro sujeto elegido para expresarlo, si logra experimentarlo de la misma manera y retribuirlo con la misma intensidad por quien se

lo exalta, será un hecho casi milagroso para ambos... y es casi ... como ver a Dios...

Es el único que perdura en el tiempo y en el espacio...puede hacerlo por horas, días, meses, años, vidas enteras... puede convivir con el sujeto a quien se destina opuede estar a miles de miles de kilómetros de distancia...puede venir del pasado, sobrevivir en el presente y aún crecer en el futuro ...Está presente en nuestra alma siempre, en los momentos de dicha intensa

y en los amargos, duros, límites del ser humano... Contiene tantos valores...honestidad, sinceridad, solidaridad, entrega absoluta, sobre todo entrega, con él el ser humano regresa a la bondad, a la dignidad, a la esencia de su ser, con él somos hombres y mujeres en el mundo como nunca debimos dejar de ser...con todo el caudal de valores que fuimos perdiendo en el paso de la historia, él puede vivir en esta vida...y continuar después de ella... y en ella... porque él, es lo único que nos llevamos de esta vida a la otra ... a la vida donde él, el Amor reina triunfante...

privilegiado todo aquél que aluguna vez lo haya sentido... desdichado quien aún ... no haya tenido el honor de conocerlo.


Melan





Anhelo de libertad


La libertad, un valor, un sentimiento, una sensación, un sentir... tan anhelado y tan esquivo. ¿Por qué será tan difícil sentirse totalmente libre? ¿cuál será el lugar, el momento, o el tiempo para sentirse absolutamente libre? La libertad tan buscada a niveles políticos, sociales, tan manoseada en algunos lugares y períodos de la historia de la humanidad... pero en realidad, aquí me estoy refiriendo a la pequeña, la mínima, la personal, individual libertad. Esa de poder decir soy dueña de mi vida, de mi cuerpo, de mi alma, de mi todo; y si no soy dueña, por lo menos soy la depositaria de por vida y puedo usarla indiscriminadamente y lo que sería exactamente mucho mejor: sin pedir permiso a nadie ni a nada para hacer lisa y llanamente tan sólo lo que quiero.

A veces me encuentro cerca de alcanzarla, a veces la tengo ahí, muy cerquita y de pronto... algo me hace recordar que no, que no soy libre totalmente como yo lo anhelo, es más, que en realidad lo que vivo es un libertad inventada, una pseudo libertad que yo me armé, tratando de convencerme que puedo hacer y decir lo que quiero a toda hora y oportunidad y que sólo yo decido todo eso.

Pero la realidad es despiadada y la mayoría de las veces me recuerda, de una manera abrupta o de una forma sutil...que no soy libre...que como todo el mundo soy una prisionera más de una sociedad que ha creado sus límites, sus fronteras, sus estructuras, en las cuales debo insertarme...que aunque no la haya buscado, ni querido, ni provocado yo también debo vivir en una casi permanente opresión, de lo contrario, corro el riesgo de ser arrojada al exilio, a la prisión más oscura, al negro laberinto ... del no poder ser.


Melan